Deceso. Juan Carlos González amaneció muerto; vivía con su pareja abajo del puente de LEA entre las colonias La Morita y Valle Verde. Foto: Vanguardia/Ulises Martínez
Pareja del finado menciona que el dueño del lugar donde tenían su tejabán los corrió, y desde entonces pernoctaban en la calle

Lo mató el frío, pero la causa fue la pobreza. Debajo de un puente de Luis Echeverría Álvarez, entre las colonias La Morita y Valle Verde, Juan Carlos ‘N’, de 28 años, resistió las bajas temperaturas del jueves, viernes y sábado, pero ayer ya no despertó.

Su pareja, Julia María ‘N’, de 32 años, con quien llevaba 15 días quedándose en el lugar tras ser desalojados de un tejabán, alertó a la Cruz Roja, cuyo personal sólo pudo confirmar su muerte, la cual, detallarían horas después fuentes de la Fiscalía del Estado, fue por hipotermia.

Ambos se sostenían de la venta de periódicos, pero no se enteraron de la disponibilidad de albergues o no hicieron uso de ellos. Protección Civil municipal no tuvo conocimiento del caso, pese a que hicieron operativos para detectar personas en situación vulnerable previo a la entrada de la tormenta invernal.

Quince días atrás, Julia y Juan Carlos tenían al menos un tejabán dónde guarecerse de las inclemencias del tiempo, pero el dueño del lugar los corrió y tuvieron que buscar un sitio dónde pasar las noches.

Debido a que no contaban con dinero para rentar un lugar ella le propuso buscar una casa abandonada, por él no aceptó, prefirió pernoctar bajo un puente del periférico Luis Echeverría Álvarez, entre las colonias La Morita y Valle Verde.

Las gélidas temperaturas arrecieron y la pareja sólo tenía unas cuantas cobijas para protegerse del frío, lo que selló el destino de Juan Carlos, quien comenzó a sentirse mal durante la noche del sábado y la mañana de ayer ya no despertó, falleció a causa de hipotermia. 

A pesar de ser movido por su pareja para despertar, Julia María Torres Puebla, de 32 años, se percató que Juan Carlos González López, de 28 años, ya no respondía, dando aviso al número de emergencias.  

Confirman el deceso

A las 09:00 horas se recibió la llamada en el 911, canalizándola de inmediato a la Cruz Roja y los paramédicos, al revisar a Juan Carlos, confirmaron que no tenía ya signo alguno de vida.  

La mujer dio aviso a sus familiares, acudiendo Enrique González Ramírez, de 62 años, padre de Juan, quien dijo que lo veía constantemente o a veces si sabía dónde se quedaba iba a verlo, pero tenía mucho que no vivía con él. 

Julia señaló que la noche del sábado Juan se puso mal, le dieron convulsiones y así pasó toda la noche; pero al momento de que lo iba a levantar ya no reaccionó y pidió ayuda.

Personal de la Fiscalía General Justicia del Estado arribó al sitio a tomar conocimiento de los hechos, y después de entrevistar a la familia y fijar los indicios de donde estaba el cuerpo, fue levantado y trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).