Eduardo Rosales se salvó ya que el desarmador que usó el atacante pegó en el esternón. Jetza Múzquiz
Cerca de las 21:00 horas de ayer se registraron los hechos en los cruces de las calle Los Muchachos y Alameda de Zaragoza

Un hombre fue a casa de su ex esposa y agredió a su nueva pareja, lanzándole una botella de vidrio para posteriormente herirlo con un objeto punzocortante, ocasionando graves heridas.

Eduardo Rosales Álvarez, de 45 años, se salvó ya que el desarmador que usó el atacante pegó en el esternón y esto evito que la punta penetrara hasta dañar su corazón o sus pulmones.

Cerca de las 21:00 horas de ayer se registraron los hechos en los cruces de las calle Los Muchachos y Alameda de Zaragoza, donde Eduardo estaba con su familia en su hogar cuando escuchó que alguien gritaba y golpeaba la puerta desde la calle.

Al abrir se encontró con el ex marido de su cónyuge, de quien no se proporcionaron sus generales, y sin mediar palabra alguna el rijoso aventó una caguama contra Eduardo, quien alcanzó a esquivar el objeto, yendo el atacante sobre él.

El visitante sacó un desarmador y arremetió contra Eduardo, a quien lesionó en el pecho, saliendo varios vecinos ante el alboroto para lograr la detención del responsable y dar aviso a los números de emergencia 911.

De inmediato acudió la Policía Municipal que tomó detenido al atacante, mientras que Cuerpo de Bomberos valoraban a Eduardo, quien tenía que recibir una radiografía para descartar daño en el hueso.