Foto: Vanguardia/Efrén Maldonado
Francisco Javier, de 57 años y con domicilio en la colonia Lourdes, aprovechó la ausencia de sus familiares para, en su patio, amarrar una manguera a una varilla para luego colgarse del cuello

Un hombre que padecía alcoholismo, luego de intentar meses atrás quitarse la vida, logró la tarde de ayer terminar con su existencia.

Francisco Javier, de 57 años y con domicilio en la colonia Lourdes, aprovechó la ausencia de sus familiares para, en su patio, amarrar una manguera a una varilla para luego colgarse del cuello.

Imelda Jacobo Vallejo, su esposa, fue quien lo encontró en el patio de su casa en la calle Gorriones, para luego llamar al número de emergencias 911.

Alrededor de las 19:00 horas, al reporte acudieron los paramédicos, pero ya nada pudieron hacer nada, pues el hombre ya no contaba con signos vitales. También al lugar acudieron las autoridades para comenzar con las investigaciones correspondientes, pues este sería el cuarto caso de suicidio en la región.