Fotos: MARCO MEDINA
El festejo es religioso principalmente, aunque también es comer, comprar y disfrutar

Una de las fiestas más tradicionales en la ciudad se llevó a cabo; la fiesta de San Francisco de Asís.

Sentado, adornado con flores y veladoras que las personas iban llevando, se pudo observar a una de las imágenes más veneradas por los saltillenses.

Es el caso de doña Nieves López, de 64 años de edad, quien dejó una veladora pidiéndole a San Francisco que su hijo saliera bien de una cirugía de la vista. La señora, desde que tiene memoria, es franciscana.

“Yo venía al catecismo a esta iglesia y pues claro que nuestro patrono es muy milagroso. Yo creo mucho en él. Y pues siempre que puedo le traigo su veladora, pero ahora sí le pido por mi hijo, que le harán una cirugía”, comentó.

Los matachines también estuvieron presentes durante la tarde de ayer, quienes movidos por su fe, danzaron dentro de la iglesia ubicada en el centro histórico.

Muchas creyentes llegaron hincados agradeciendo un milagro y otros llevaron una veladora pidiéndole diversos favores al santo.

Un día antes se celebró el tradicional tránsito que consiste en adornar la imagen para realizar el recorrido en las plazas cercanas.

Después de un día de celebrar misas cada hora a partir de las siete de la mañana y hasta las seis de la tarde, se celebró la misa solemne.