Hemos abordado en múltiples ocasiones la importancia de la participación activa de quienes se dedican a la danza en nuestro estado como una vía fundamental para la resolución de las diversas problemáticas que la aquejan y que ya anteriormente también se han expuesto, en el análisis del  Plan Nacional de Danza,  el consenso pendiente, que organizó en nueve ejes temáticos, (educación formal y no formal, creación, difusión, investigación, circulación, infraestructura cultural, danza e impacto social, emprendimiento cultural)  temas imprescindibles como la distribución equitativa de los apoyos, el ejercicio de transparencia de quienes dirigen y administran las instituciones, para superar el sentimiento de desigualdad y corrupción reflejado en la concentración de los recursos en algunas zonas, géneros y sobre todo, en pocos beneficiarios; las condiciones laborales, derechos y prestaciones en función a la sustentabilidad económica de quienes ejercen una profesión en la danza.

Esto generó la articulación de nueve ejes para el diálogo sobre propuestas en mesas de trabajo con la comunidad. Como resultado de la activación ciudadana en torno al diagnóstico con 690 respuestas de 32 estados y más de 4mil lectores en todo el país, el paso a la acción era inminente, y por primera vez desde el sector ciudadano se moviliza la organización del Congreso Nacional de Danza, alentando la participación nacional mediante propuestas de acciones concretas hacia la resolución de las problemáticas planteadas en el diagnóstico.

 

Mejorar el presupuesto y que llegue a más involucrados en la danza (…) crear nuevos espacios con salario acorde a las necesidades del país (...) crear un gremio más fuerte y unido en la danza” Maestro, bailarín, coreógrafo, gestor, productor. Puebla, Puebla (Tomado del Plan Nacional de Danza, el consenso pendiente)

Se ofrecen dos formas de participación: la modalidad presencial que se llevará a cabo del 17 al 19 de noviembre en Texcoco, EDOMEX, con cuatro ejes temáticos: estímulos, sistemas de becas y financiamiento; formación, actualización y profesionalización; entornos laborales de contratación;  gestión autónoma y legislación, transparencia y mecanismos contra la corrupción. La fecha de cierre para inscribirse es el próximo 06 de noviembre y se realiza mediante el llenado de una sencilla forma de inscripción en https://forms.gle/cEMjaf5HSzxcXiRy9. (El comité organizador ofrece emitir oficio para que los asistentes puedan gestionar apoyos para cubrir gastos de traslado, hospedaje y alimentación).

Las mesas de trabajo en línea comenzaron la semana pasada y continuarán por tres domingos más, bajo los temas: políticas y criterios de programación de espacios escénicos, circuitos y festivales nacionales e internacionales; desarrollo de públicos, trabajo comunitario y devolución social; entornos de inserción de artistas jóvenes, enfoque de género e inclusión social. La plataforma para participar en la modalidad virtual se cierra este sábado 11 de octubre, sólo se requiere registrarse en https://forms.gle/MkyygRVg47SPQw8eA y llenar un breve y sencillo formulario, incluyendo de manera sintetizada las propuestas concretas enfocadas al tema de la mesa correspondiente.

Los resolutivos del Congreso se compartirán con la comunidad dancística y con las autoridades culturales de todos los niveles. Podrá generarse una agenda conjunta de acciones para un año, que implicará la vinculación y corresponsabilidad de todas las instancias involucradas.

Ya era un logro digno de reconocimiento el hecho de abrir la vía para que la voz de quienes hacen danza en todos los rincones del país fuera escuchada más allá de la representación de una coordinación local. Ahora por primera vez se ha abierto tambien un espacio en el que se puede participar directamente e incidir en todos los actores involucrados en cada problemática. Es una oportunidad que como miembros de una comunidad debemos aprovechar. Ya el Instituto Municipal de Cultura, la Universidad Autónoma de Coahuila y la Secretaría de Cultura se han sumado a esta movilización de la danza nacional, y enviarán representantes de cada instancia a proponer, analizar, discutir y volver con un plan de acción para nuestro Estado, Municipio y Universidad.

Parece que el futuro de la danza en México está tomando buen rumbo: mientras más manos se unan, lo sostengan y lo impulsen; más voces se levanten para exponer, visibilizar y  proponer; más ojos vigilen y critiquen el quehacer de las instituciones involucradas, seguramente más cuerpos podrán seguir bailando, sin obstáculos que les impidan moverse, crear, formar y transformar.