Foto: Vanguardia/Luis Castrejón
La Nave Verde conocerá el rumbo que tomará en el futuro en la Asamblea de la LMB que se lleva a cabo en la Ciudad de México

Llegó el día más esperado por la afición saltillense al beisbol, pues hoy se realizará la Asamblea de la LMB donde se decidirá el futuro de los Saraperos con panoramas que podrían ir de un extremo a otro. La venta del equipo, que se mantenga Antonio Nerio Rodríguez al frente del club o que esta campaña no se cante el playball en el Parque Francisco I. Madero, son posibilidades latentes.

Con el hermetismo con el que se ha trabajado en la institución —muchas veces ni siquiera los empleados, entre ellos el presidente adjunto Rodolfo Ruiz Cabello, reciben información de la cabeza del equipo y sólo acatan órdenes— cualquier panorama imaginable es posible.

En el mejor de los casos, podría concretarse la venta del equipo, algo que Antonio Nerio Rodríguez dijo tiene en planes, pues su salud ya no le permite poner la atención y cuidados que un quipo profesional demandan.

La semana pasada, el aún dueño del equipo declaró que existe un grupo de empresarios con interés en adquirir al equipo y hoy podría ser aprobado por la LMB, la última previa al arranque de la Temporada 2019 y la cual tendrá muchos temas extraordinarios por resolver, entre ellos el regreso de los Rojos del Águila de Veracruz, tal y como lo anunció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Con ello surgió el rumor de una posible expansión de la LMB a 18 equipos, pues se piensa que los Charros de Jalisco ingresarán al circuito veraniego para “compensar” la llegada de los Sultanes de Monterrey a la LMP para completar el “par”, como lo hicieron los regios con el regreso de Guasave en el beisbol invernal.

Pero las mismas declaraciones de Nerio Rodríguez, quien dijo podrían tomarse “decisiones drásticas que a muchos gustarían y a otros no”, deja abierta la posibilidad de que Saraperos deje de existir para convertirse en los Rojos del Águila. O simplemente emigrar, pues no confirmó que la venta tuviera una cláusula para no dejar Saltillo.

En caso de no concretarse la venta, la Temporada 50 de los Saraperos podría recordarse como la primera que no jugaron en su historia, pues un año sabático es una posibilidad —y opción, pues podrían ceder su lugar a Veracruz y sólo se movería un equipo a la Zona Norte si se mantienen los 16 clubes y la promesa de AMLO—, ya que a pesar de que LMB ya visitó el Estadio Madero, realizó la inspección y entregó requerimentos, el tema económico en el que la Nave Verde está golpeada de forma evidente, podría ser otro factor,

A pesar de que el club reveló que sigue la venta de abonos, fuentes cercanas al equipo señalaron que el dinero sólo les ha alcanzado para cubrir las necesidades básicas de mantienimiento en el inmueble y cubrir el pago de las nóminas de los trabajadores. Todavía faltaría ver los contratos de los peloteros.

Un equipo desmantelado —cedieron derechos de los peloteros más emblemáticos del club, quizá buscando sanar finanzas—, sin manager y a un mes de que inicie su pretemporada, según lo planeado, —Lenin Picota ya tiene trabajo en Panamá— y en total incertidumbre, ni siquiera los trabajadores, incluyendo a los peloteros, saben qué pasará. Hoy podríamos saber qué pinta para los Saraperos en el futuro.

Si todo “sigue igual”, es decir, si Nerio Rodríguez sigue al frente y el equipo se queda en casa y juego su Campaña 50 en la LMB, realmente será así. Igual será un equipo débil, con peloteros que pueden dar el extra, pero sólo conseguir números individuales y difícilmente los Saraperos tendrán una oportunidad siquiera para ir a los playoffs.

EL DATO

7 de noviembre de 2014, fecha en que Antonio Nerio Rodríguez llegó a Saraperos.