Un día como hoy, pero de 1986, Argentina ganaba el que fuera su último título Mundial, gracias a la actuación del fenómeno Diego Armando Maradona

Fue un 29 de junio, pero de 1986, cuando Argentina nuevamente conseguía un título Mundial, gracias al que es considerado el mejor jugador de futbol de la historia, Diego Armando Maradona.

La albiceleste derrotaba a la selección de Alemania por un marcador apretado de 3-2 ante un Estadio Azteca a reventar y aunque Diego no anotó gol, ya había hecho suficiente durante todo el torneo.

Cortesía

Maradona fue el capitán y figura por parte de los Argentinos, quienes terminaron de manera invicta el torneo que se llevó a cabo en México.

Durante ese mundial, la albiceleste mostró un equipo que supo conjugar a la perfección la técnica y la entrega.

Un conjunto muy ordenado tácticamente que desboradaba talento en todas sus líneas.

Cortesía

Contaba jugadores de la talla de Nery Pumpido, Oscar Ruggeri, Jorge Burruchaga, Sergio Batista y Jorge Valdano, además claro de Diego Maradona, emblema la Argentina y del futbol mundial, quien a partir de su zurda guió al conjunto nacional para alcanzar la gloria por segunda vez en su historia

Pero lo que más recuerde de aquel mundial es la jugada que pasará a la historia como la más polémica que se ha vivo en todos los Mundiales, además del gol que se considera el más hermoso en estos torneos.

Ocurrió en Cuartos de Final contra Inglaterra, disputado en el Estadio Azteca, donde Argentina ganó 2-1 gracias a dos goles Maradona.

El primero ocurrió al minuto 51, cuando Diego tomo el balón en tres cuartos de cancha y tras eludir a varios adversarios, cedió para Jorge Valdano, quien regresó de pared elevada al corazón del área en donde apareció Maradona y al ver que no podría alcanzar el balón, se ayudó con la mano para mandar el balón al fondo de la red, creando así la afamada "Mano de Dios".

El segundo gol del encuentro, por parte de Diego también pero al minuto 55, quedó marcado en la historia de los Mundiales.

Tras arrancar en su propio campo, comenzó a eludir ingleses, usando su mágica gambeta y derrochando talento logró dejar en el camino a cinco jugadores y al final venció al arquero para mandar el balón al fondo de las redes, creando asó el llamado por muchos como 'el gol del Siglo'.

Días después, el 29 de junio, en el Estadio Azteca, los argentinos consumaron con su segundo título en su historia.

Hoy, 32 años después, Diego Armando Marado no es ni la sombra de lo que representó para Argentina, como aficionado ha dejado mucho que desear, sobre todo con las actuaciones que ha tenido en el presente Mundial de Rusia 2018, donde incluso tuvo que ser atendido por los medios al sufrir una intoxicación alcohólica durante el juego de la Albiceleste contra Nigreria, en la que incluso el ex jugador insultó a la afición africana.