AP
El ex head coach de Cleveland dijo que jamás le revelaron los verdaderos planes del equipo y no piensa cargar con toda la culpa de una marca 3-36-1

Hue Jackson, ex entrenador en jefe de los Browns, dijo que el dueño del equipo Jimmy Haslam, le dio una extensión de contrato a la mitad de la temporada 2017 y que le mintió desde el inicio sobre los planes de reconstrucción del equipo.

Jackson dijo que los esfuerzos de los Browns para mejorar, mientras estaba con ellos, fueron afectados por diferencias filosóficas.

Jackson dijo que ni Haslam o el entonces gerente general Sashi Brown nunca le dijeron que los Browns estaban en un proceso de desmantelamiento del roster o de lo contrario, no hubiera aceptado el trabajo.

Antes de ser contratado por Cleveland, Jackson era coordinador ofensivo de Cincinnati. En su segunda temporada con los Browns, el equipo tuvo marca de 0-16 y tuvo récord de 3-36-1 en dos campañas y media antes de ser despedido.

“No hay duda de que los dueños y el grupo directivo me mintieron”, lamentó Jackson, quien agregó que había división entre la gerencia y el staff de coacheo.

“Iban en dirección de lo deportivo y las analíticas, pero intencionalmente hicieron enfrentar lo deportivo contra las analíticas”, explicó Jackson. “Les iba a tomar 2 años e iban a encontrar la forma de usarnos como experimento para asegurarse de obtener los datos que necesitaban para mejorar, a expensas de quien fuera, y eso no está bien.

“No debe ser de esa forma”, agregó.

Tomada de Twitter

Un vocero del equipo dijo que los Browns no comentarían sobre lo expresado por Jackson, quien firmó una extensión de contrato a la mitad de la temporada 2017. Tenía marca de 1-23 en ese momento con Cleveland.

Jackson señaló que, en ese momento, quería hacer público el acuerdo, pero el equipo no.

“Todos podemos entender por qué no se hizo público, porque realmente hubiera fijado el ritmo para lo que exactamente pasaba allí”, dijo.

Jackson, de 55 años, dijo que actualmente escribe un libro sobre su estancia con los Browns. El equipo terminó con marca de 1-15 en su primera temporada, no ganó partidos en la segunda para unirse a los Lions como los únicos equipos con récord de 0-16, y fue despedido luego de comenzar la campaña de 2018 con registro de 2-5-1.

Sin embargo, en su opinión, hay mucha culpa que compartir por ese mal paso.

“Quiero asegurarme de que todos sepan y entiendan exactamente lo que sucedió en Cleveland”, dijo Jackson. “La verdad necesita saberse. Estoy cansado de ser el blanco de bromas y memes y cosas que la gente dice cuando no saben (qué sucedió)”.

Jackson, quien está fuera de la NFL, dijo que sus posibilidades de ganar en Cleveland fueron afectadas por el exceso de confianza del equipo en los datos estadísticas y malos reclutamientos.

“El equipo también mintió al intentar pintar un panorama en el que yo estaba en contra de los analíticos”, destacó.

“La gente necesita volver atrás, mirar esos draft y ver dónde están hoy esos jugadores. Eso debe decirte todo lo que necesitas saber. No están en este equipo. Algunos de ellos ni siquiera siguen en la liga, pero se esperaba que ganáramos.

“Uno no puede ganar de esa forma”, añadió.

Jackson dijo comprender que la marca del equipo está relacionada con su nombre en los libros de récords, pero siente que otros, incluido Paul DePodesta, el director de estrategias de los Browns, y Andrew Berry, actual gerente general del club y quien estaba en el departamento de personal deportivo, también son culpables.

“Me haré responsable por mi papel (en la marca del equipo), pero ¿por qué no todos se hacen responsables también?”, cuestionó Jackson. “Hay gente que hoy encabeza a esa organización en Cleveland que fue gran parte de eso como yo lo fui y a esos tipos les pagan por hacer eso, así que, obviamente, les pagan por perder. ¿Es lo que estamos diciendo?”.

“Me denigran por perder. Es una broma para mí”, finalizó Jackson.