I. CONTRAS
¿Qué clase de juego está practicando Julián Montoya, todavía subsecretario Básica, en la Secretaría de Educación de Coahuila? Ahora dice que no se va a castigar a los profes que suspendieron clases por irse a reuniones sindicales y protestas. Sus dichos contrastan con lo que dijo Jesús Ochoa Galindo, quien había adelantado que sí se iba a sancionar a los docentes que abandonaron su trabajo. Pero ahora también va contra Aurelio Nuño, secretario de Educación Federal, a quien no le está temblando la mano y también ha anunciado descuentos y sanciones para los profes que dejen las aulas para irse a protestar. ¿Tendrá alguna consecuencia?

II. INFORME
Quien anda de gira por prácticamente toda la región Carbonífera es el legislador Antonio Nerio. Se la ha pasado rindiendo su Informe Legislativo recorriendo pueblos y comunidades; ya estuvo por Progreso, Aura, La Luz y Mota Corona. En ese tipo de distritos electorales los votantes están dispersos.

III. VOCACIÓN
Todo hace indicar que es vocación de familia trabajar para violentar la ley; hablamos de aquellos funcionarios de apellido Tobías. Súmele ahora, al desatino de la semana pasada de Abraham, quien anda promoviendo el ambulantaje y apoyando manifestaciones de vendedores de crucero, según se cuenta. A ver si por esos desatinos su propia carrera política no acaba también en algún crucero. Ah, y carrera es un decir, porque Abraham Tobías sólo copia esquemas de comportamiento para mantenerse –sin echarle cerebro- como el regidor de mayor oposición en el Ayuntamiento de Saltillo.

IV. NI HABLAR
Es una pena que el Comisionado de Seguridad, Renato Sales, quien estuvo de incógnito en Saltillo, no haya podido aprovechar el tiempo y hablar con los medios para aclarar el tortuguismo y desatino del penal de –primero alta- mediana seguridad que se construye en Ramos Arizpe y en el que ha pasado de todo.
 
V. TEDIOSO
Para el Instituto Coahuilense de Acceso a la Información (ICAI) ya es pan de cada día lidiar con la opacidad de los municipios, porque sin distingo de colores están aferrados en ocultar todo. Los consejeros al mando de Jesús Homero Flores tienen que presentar acuerdos para obligar prácticamente a los municipios a que respondan lo que los ciudadanos preguntan. Se está volviendo tedioso solicitarle a municipios como Saltillo, Monclova y sobre todo Torreón datos que no tienen en sus portales, porque o simplemente no contestan o responden lo primero que se les ocurra. Algo habrá que hacer.

VI. NI SUS LUCES
El que no se dejó ver en ninguno de los eventos que tuvo Margarita Zavala en Coahuila fue el encargado de Proyectos Especiales del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, y además compadre de la aspirante presidencial, Memo Anaya. Al parecer nadie le aviso de era el momento de estar para la foto.

VII. SORPRESIVA
La nevada –dicen sorpresiva- que cayó en Arteaga sí dejó pérdidas económicas y daños a quienes se dedican a la manzana. Cualquiera pensaría que con la nevada los manzaneros iban a estar contentos porque se tendría el frío necesario en una etapa de la cosecha. Sin embargo, el daño fue porque la malla antigranizo cayó sobre los árboles por el peso de la nieve. El caso es que Alfio Vega de la Peña, secretario de Desarrollo Rural, y el mismo el alcalde Chuy Durán fue ayer hasta las huertas afectadas para levantar reporte y empezar a apoyar a los manzaneros, para que luego no se quejen.

VIII. DÍA
Chema Fraustro
, presidente de la Junta de Gobierno del Congreso Estatal y mandamás en la bancada del PRI, está de acuerdo en que exista en Coahuila el Día de la Lucha contra el Narcotráfico, como lo propuso el gobernador Rubén Moreira. El razonamiento es que si este día ayuda a que los coahuilenses tomen conciencia de quién es el enemigo, entonces se apoyará.

IX. GOTERAS
Empezó a “chafear” el carísimo Hospital General de Monclova, inaugurado en junio del 2010, es decir, hace menos de seis años. En redes sociales se reportó gente alarmada por el desprendimiento de plafones, producto de goteras.

Este es un nuevo trompo a la uña que deberá echarse el secretario de Salud, Jorge Verástegui Saucedo, quien no para en enmendar entuertos. Antes las obras eran para toda la vida, ahora parece que son desechables porque se les tiene que meter mano muy seguido. Lo malo es que la construcción, las reparaciones y hasta las demoliciones –se han dado casos- salen del mismo bolsillo: del ciudadano.

Comentarios y sugerencias politicon@vanguardia.com.mx
Sigue Politicón en Twitter: @PolitiCónMx