1

A fuerza de sonidos que escuchamos, o que percutimos, despiertan ideas que no se manifestarían en el mundo sin ellos. El sonido pues, es el padre de algunas ideas. Las ideas tienen padres y madres infinitos.

 

2

Ahora son un inconveniente a la conciencia los ojos de los peces, por eso algunas latas entregan cuerpos sin ojos.

 

3

Son un problema ético las pieles de animales que en el pasado se usaron para cubrir las camas de recién nacidos. ¿Dónde ponerlas? ¿Quemarlas?  ¿Guardarlas? ¿Pensar en el momento de la muerte de la res o del chivato? 

 

4

Nos enorgullecen los ejércitos y sus armamentos. Nos convulsionamos luego ante los resultados.

 

5

Todo lo que ha nacido, existía anteriormente, lejos de su forma pero en avance hacia ella, con una serena y clara intención.

 

6

¿Pensar acaso es más dañino que sentir?

 

7

También las pieles sintéticas y los productos veganos en el actual modo de producción  [mercadeo global persistente], dejan sin soporte ecosistémico a especies de flora y fauna [incluyéndonos], sin contar el resto de los reinos. Pero no lo vemos, somos como esos peces sin ojos, entrando a latas de pensamiento articulado por las marcas.