Especial
En cuanto a la obligatoriedad de la educación Superior, los participantes se pronunciaron para que el Presupuesto de Egresos de la Federación y los presupuestos de egresos estatales para el ejercicio fiscal 2020, incluyan los recursos públicos necesarios

La Universidad Autónoma de Coahuila participó en el Encuentro Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Superior los días 29 y 30 de octubre de 2019, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El evento fue convocado por las comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública; de Educación; de Ciencia, Tecnología e Innovación; y de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, así como las comisiones de Educación y de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Senadores, en coordinación con la Auditoría Superior de la Federación y la ANUIES.

A través del diálogo franco y constructivo entre las autoridades gubernamentales, actores educativos y organismos sindicales como CONTU, FNSU y CNSUESIC, se logró la identificación de los principales problemas y retos que enfrentan las instituciones públicas de educación Superior; asimismo se expresaron diversas propuestas de solución y se establecieron compromisos por parte de los involucrados para avanzar en la transformación del sistema y de las políticas de educación Superior.

El encuentro se dio en torno a cuatro temas: la obligatoriedad y gratuidad de la educación Superior; transformación de las IES para fortalecer su contribución al desarrollo local, regional y nacional; atención a los problemas estructurales de las universidades públicas; y acciones hacia una política de financiamiento para la educación Superior con visión de Estado.

Con base en ello, los participantes señalaron que la experiencia mundial demuestra que la educación Superior, la ciencia, la tecnología y la innovación, son factores estratégicos para el desarrollo de las naciones, para la reducción de las desigualdades sociales y para el bienestar de las personas.

Asimismo, sostienen que la autonomía universitaria, en el caso de las instituciones que la ley lo dispone, así como la libertad de pensamiento, de cátedra y de investigación, constituyen condiciones y principios fundamentales e imprescindibles para el buen desarrollo de la educación Superior, y representan una exigencia para todas las instituciones, lo que demanda su ejercicio con plena responsabilidad social para contribuir al desarrollo sostenible del país.

En cuanto a la obligatoriedad de la educación Superior, los participantes se pronunciaron para que el Presupuesto de Egresos de la Federación y los presupuestos de egresos estatales para el ejercicio fiscal 2020, incluyan los recursos públicos necesarios, y se establezca el fondo federal especial al que se refiere el artículo decimoquinto transitorio del Decreto de la Reforma Constitucional.