La actriz Diana Bracho. Foto: Internet
Para la actriz ser mujer no ha sido un obstáculo para desarrollarse profesionalmente.
Creo que la inteligencia de las mujeres es equivalente a la de los hombres"...
Diana Bracho, actriz

Actriz de formación, Diana Bracho aseguró ser una mujer afortunada porque pese a que nació en una época en la que las mujeres no podían estudiar, gracias a su padre el cineasta Julio Bracho pudo obtener una formación profesional y la realización personal.

"Tuve la fortuna de contar un padre muy brillante que desde mi infancia me trató como un ser inteligente. Me dio una formación en la que no por ser mujer era una persona de segunda y la seguridad de que podía estudiar en una época en el que el sexo femenino no tenía posibilidades de estudiar", compartió en entrevista con Notimex.

De acuerdo con Bracho, por ese entonces eran unas cuatro mujeres en sus clases universitarias. "Mi padre fue quien me alentó a mejorar y me dio una ventaja enorme de que podía ser todo lo que deseara ser", dijo.

Para la actriz ser mujer no ha sido un obstáculo para desarrollarse profesionalmente. "Me encanta ser mujer, pero no dejo de ver la desventaja que viven las mujeres no sólo de México sino del mundo entero, problema gravísimo".

Entre anécdotas sobre la discriminación que si bien la ha afectado, señaló que sí ve avance de su época de adolescente a la actual,  "Aunque falta mucho ha avanzado el mundo de las mujeres (...) la igualdad de género ya es una realidad por lo menos ideológica, aunque tendrá que aplicarse al 100 por ciento".

Luego de mencionar que en la actualidad se vive un momento interesante para las mujeres, indicó que la formación que recibió en su núcleo familiar le ayudó mucho a no sentirse menospreciada en el mundo masculino y por ese motivo educa con esa misma certeza a sus hijas.

"Creo que la inteligencia de las mujeres es equivalente a la de los hombres", anotó Bracho quien está por publicar un libro en el que incluirá sus poemas cortos.

En un mundo difícil para las mujeres, destacó a hombres como el doctor Luis de la Barreda Solórzano, ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, que en su equipo contaba con mujeres solamente.

Subrayó que De la Barreda le compartió que para él las mujeres son maravillosas más inteligentes, trabajan mejor y son más rápidas.

"Siempre hablamos de los hombres que discriminan pero también hay que hablar de quienes no, hay quienes aprecian el mundo femenino y lo impulsan", externó.

Desde su perspectiva es muy difícil compaginar el ser madre y actriz, "y es que el mundo que se nos ha abierto profesionalmente es demandante pero satisfactorio y no  queda más que aprender a vivir así y dar tiempo de calidad a nuestra familia".

Aunque sostuvo que en ocasiones los hijos sufren ciertas ausencias, lo importante es crearles un mundo de seguridad. "A veces dejas a un hijo enfermo para ir a grabar y no es nada fácil, pero creo que vale la pena la incursión de la mujer al mundo profesional, sólo hay que organizarnos y dividirnos bien".