ESPECIAL
El Ceo de Capital Analyst, Raymundo Díaz, señaló que dependiendo de la velocidad del alza durante enero y febrero, se verá el problema

Ante el incremento en precios con los que inició enero, el CEO de Capital Analyst, Raymundo Díaz Robles, dijo que de registrarse durante enero y febrero inflaciones anualizadas por arriba del 3 a 3.5% entonces tendrá impactos en el consumo.

Agregó que la política monetaria del Banco de México es para tener más o menos grados de libertad  entre 2.5 a 3%, la última lectura que se tiene es la de diciembre con 2.15 a 2.5% y por ello, dependiendo de la velocidad que tengan los aumentos durante enero y febrero será el problema.

Díaz Robles señaló que la primera lectura de este año se tendrá tentativamente entre el 15 y 19  de enero, sin embargo, reiteró que lo importante será la velocidad con la que agarre fuerza después de la segunda quincena de enero, aunque en términos quincenales se viene de inflaciones de las más bajas en los últimos 10 a 15 años.

Veríamos los impactos más fuertes si empieza a acelerarse el precio de estos productos principalmente sobre la canasta básica”.
Raymundo Díaz, CEO de Capital Analyst.

IMPACTO EN FAMILIAS DE INGRESOS BAJOS

Asimismo, de mantenerse en febrero y marzo los incrementos, comentó que se tendrá impacto en las familias de ingresos bajos conocidas como el percentil uno, por ello, añadió que lo importante es ver que tanta velocidad pueden tener los bienes de primera necesidad en el primero y segundo mes del año.

Es donde veríamos los impactos más fuertes si empieza a acelerarse el precio de estos productos principalmente sobre la canasta básica”, aseguró.

En el caso del aumento al salario mínimo, comentó que hasta el momento no tiene un impacto directo o trascendental en este crecimiento de precios esperados principalmente en la canasta básica, educación y energéticos, entre otros.

Por otra parte, comentó que el tipo de cambio sigue bajando a niveles mínimos de los últimos dos años y la tendencia es que siga bajando, entre los factores que generan confianza con los inversionistas, principalmente con los financieros ante los mayores rendimientos que ofrece México con tasas arriba del 7% y por ello les es atractivo invertir en cetes y papeles de gobierno, lo que genera una entrada masiva de capital en México y por ello cae el tipo de cambio.

“Nuestra expectativa es que a lo mejor continúe bajando en enero a niveles probablemente de 18.70, si es roto ese nivel hasta 18.40, pero estamos a la expectativa porque si el crecimiento económico sigue siendo bajo, entonces puede ser perjudicial los próximos meses”, indicó.