El mandatario habla ante empresarios, ayer, en Atlanta. | Foto: AP
El grupo más joven de legisladores opositores exige votar si se enjuicia al magnate por obstrucción; los más veteranos no lo ven viable ante una mayoría republicana

Aunque algunos demócratas están conscientes de que un juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, plantea riesgos que podrían, incluso, fortalecer la imagen del magnate, al colocarlo como una víctima, otros miembros del partido de Obama, incluido un nuevo grupo progresista, presionan para que se actúe desde el Congreso, lo que pone a la formación en un contexto de fragmentación en plena batalla electoral.

Ayer, el representante Jared Huffman, un demócrata de California que aboga por el juicio político, dijo al Washington Post que no se pueden ignorar las faltas del presidente. “Para algunos, esto puede ser un asunto muy difícil. Pero es por eso que tenemos una Cámara de Representantes. Y esto es absolutamente lo que nuestros fundadores imaginaron cuando un presidente hizo este tipo de cosas”, dijo, en referencia a las acusaciones de obstrucción de la justicia por la trama rusa.

“No quiero volver atrás, y creo que muchos de mis colegas sienten lo mismo, decir que no hicimos todo lo posible para evitar que este presidente sin ley ponga en peligro nuestra democracia”, dijo la legisladora Rashida Tlaib al mismo medio, al destacar el compromiso que ella y sus compañeros demócratas tienen con los estadounidenses, desde que fueron favorecidos en la reciente elección intermedia.

Por otro lado, los demócratas más moderados se declaran partidarios de la cautela: “Creo que, en última instancia, lo que los fundadores crearon para nosotros en nuestra democracia es claro: cuando usted no está de acuerdo con el enfoque de alguien o cree que está abusando de la Constitución, lo excluye. Podría impugnarlos, si lo merece, o puede vencerlos con mejores ideas y un mejor enfoque”, dijo el representante Josh Gottheimer.

La legisladora Mary Gay Scanlon, demócrata de Pensilvania, consideró que se debe hacer “un cálculo político” en el asunto. “¿Cuál es la idea de iniciar un juicio político si la mayoría liderada por los republicanos en el Senado no cree que este tipo de conducta justifique el juicio político?”.

El juicio político “está diseñado como un recurso constitucional extraordinario, y pone a los miembros del Congreso en una situación extraordinaria. La Constitución nos obliga a medir la importancia de una investigación de acusación contra todo lo demás en la agenda pública”, opinó el legislador Jamie Raskin.

Clinton llama a la calma

En un artículo de opinión publicado en el Post, la excandidata del Partido Demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, llamó a los políticos de su partido a poner el interés de la nación por encima de la política e invitó a que el Congreso programe audiencias con personajes que ayuden a llenar las lagunas del reporte de la trama rusa, antes de votar a favor o en contra de un impeachment.

Como ejemplo, Clinton citó el proceso que enfrentó su esposo en 1998, en el que una Cámara baja, dominada por los republicanos, se apresuró a pedir un juicio.

“Si la Cámara baja solicita un proceso de impeachment, espero que encuentre a alguien tan distinguido y con principios como John Doar (quien dirigió el proceso del caso Watergate que terminó con la renuncia del presidente Richard Nixon) para dirigirlo”.

El Dato: En la investigación del fiscal de la trama rusa no se estableció que la campaña de Trump de 2016 se confabuló con Rusia, pero no lo exoneró del delito de obstrucción a la justicia.

Otro de los puntos que indica la exsecretaria de Estado es que los legisladores no se deben distraer de sus obligaciones y aprobar leyes que van desde la cobertura de salud a la inversión en infraestructura.

Clinton alerta que en el futuro se puede repetir un escenario similar al de 2016, por lo que llamó a prestar atención en todos los detalles de la investigación de Mueller.

“El reporte Mueller no es solamente un recuento de nuestra historia reciente, es una advertencia del futuro. A menos que lo revisemos, los rusos interferirán otra vez en 2020, y posiblemente otros adversarios como China y los norcoreanos”.

Ridiculizan impugnación del presidente

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió ayer que si los legisladores demócratas deciden iniciar un juicio político en su contra, impugnará la decisión ante la Corte Suprema, una idea que, según expertos legales, es inverosímil, ya que la Constitución delega los procedimientos de impeachment al Congreso, no a los tribunales.

“Si los demócratas alguna vez trataran de impugnarme, primero me dirigiría a la Corte Suprema, pues no hay crímenes cometidos por mí en absoluto”, escribió el magnate en su cuenta de Twitter, donde volvió a recargar contra la investigación de Robert Mueller.

La idea fue ridiculizada por expertos juristas, entre ellos Laurence Tribe, un profesor de derecho de Harvard, quien también se subió al debate en Twitter, para acusar la “idiotez” del presidente. “Ni siquiera un miembro de la Corte, llena de personas nombradas por Trump, se interpondría en el camino de la Cámara de Representantes o del Senado”.