Foto: Archivo
Tabacaleras efectúan el trámite, lo que no permite al SAT detectar los productos ilegales, advierten

La aplicación de códigos de seguridad elegidos por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para marcar las cajetillas de cigarros en México incumple los estándares de independencia respecto de la industria tabacalera, que establece la ley mexicana y el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así lo aseguró a La Jornada Jorge Trujillo, director gerente para América Latina de Sicpa, empresa suiza especializada en tecnologías de marcación y trazabilidad de productos sujetos a impuestos especiales, como tabaco, cervezas, licores y combustibles, entre otros.

El SAT valida que la propia industria, que debe ser controlada, imprima los códigos y administre la información que se recopila al aplicarlos. Eso contraviene lo señalado por la ley del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS), detalló.

El artículo 19, fracción 22, párrafo tercero de la ley invocada por el directivo indica: La impresión del código de seguridad, así como el registro, almacenamiento y proporcionar la información que se genere derivada de los mecanismos o sistemas de impresión del referido código, se deberá realizar mediante los proveedores de servicios de impresión de códigos de seguridad previamente autorizados por el SAT.

Sicpa comenzó hace dos años el proceso para obtener la certificación como impresor de los códigos, registrar la información y entregársela al SAT, pero hasta ahora no ha sido autorizada.

Hace dos meses, el SAT nos entregó la matriz de control que debemos cumplir para avanzar con el proceso de certificación y nos dio el taller tecnológico para explicarnos el alcance de ésta, luego de que reclamáramos por la lentitud del proceso. Trabajamos actualmente para entregar los antecedentes adicionales que el SAT nos solicitó, agregó.

El lunes 8 de octubre, La Jornada publicó que cada año el sistema fiscal pierde hasta 6 mil millones de pesos por la venta ilegal de cigarros. En ese reporte, la administradora general de servicios al contribuyente del SAT, Vanessa Rivadeneyra, informó de la obligación de imprimir un código de seguridad en la cajetilla, que es generado por el SAT, quelas tabacaleras deben solicitar y que se encargan de imprimir.

Sicpa explicó que con la aplicación de este tipo de sistemas de control, además de diferenciar los productos autorizados (legales) de los que ingresan ilegalmente, lo que se pretende es verificar el cumplimiento tributario de la industria formalmente establecida. Esto no se cumple con el sistema actualmente aplicado en México. Los códigos de seguridad deben ser puestos (impresos en cada cajetilla de cigarros) en cada línea de producción de las plantas tabacaleras o en los artículos importados, por un tercero totalmente independiente, que no tenga ningún vínculo de negocios con la industria.

De esa forma el SAT puede saber cuál es realmente la producción de cigarros y compararla con la que se declara y así determinar si la recaudación de impuestos es coincidente con los niveles de producción y comercialización.

Por eso es tan importante que quien aplique los códigos, recopile la información que se genera y la entrega confidencialmente al SAT, sea un tercero que no tenga relación con las tabacaleras. Eso garantiza la confiabilidad del sistema y es lo que recomienda y exige el Convenio Marco de la OMS, que México ha ratificado, resaltó el directivo de la empresa.

La firma Sicpa realiza trazabilidad de productos gravados con impuestos especiales en 15 países y territorios, entre ellos Canadá, Estados Unidos (Massachusetts y California), Turquía, Marruecos, Brasil y Ecuador.

A escala global, marca más de 80 billones de productos anualmente y esa información se usa para corroborar el pago de los impuestos asociados. Además, las tintas de seguridad de Sicpa se utilizan para la elaboración de 165 mil millones de billetes anualmente en todo el mundo.