Foto: Nadia Betancourt
La coordinadora de consulta externa del Hospital General de Zona (HGZ), No. 7, Diana Leticia Chávez Peñalosa, señaló que en esta fecha los hogares se caracterizan por ser generosos en la preparación de alimentos, por lo que sugiere sustituir la harina refinada por la integral, priorizar las carnes blancas, -pollo y pescado-, sobre las rojas

Monclova, Coahuila.- En consideración a que los típicos alimentos de la cena navideña contienen gran cantidad de grasa y harina, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), exhortó a la población a moderar su consumo y privilegiar las ensaladas.

La coordinadora de consulta externa del Hospital General de Zona (HGZ), No. 7, Diana Leticia Chávez Peñalosa, señaló que en esta fecha los hogares se caracterizan por ser generosos en la preparación de alimentos, por lo que sugiere sustituir la harina refinada por la integral, priorizar las carnes blancas, -pollo y pescado-, sobre las rojas y acompañar los platillos con verduras y frutas.

Respecto a las bebidas, los tradicionales refrescos pueden sustituirse por ponche o agua de frutas que no tengan demasiada azúcar.

Aunque el cuidado es generalizado, sugirió atención a quienes padecen enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o vasculares, ya que las descompensaciones por no comer adecuadamente ponen en peligro la vida.

Si durante el año cuidan su dieta, llevaron su tratamiento farmacológico al pie de la letra y se mantuvieron bajo estricta vigilancia médica, podrán consumir con moderación la cena, siempre y cuando al día siguiente regresen a sus hábitos normales y si se trata de repetir, favorecer las ensaladas.


Por tradición se acostumbra el “recalentado” y en algunos casos se reúnen para continuar con el consumo de la comida que sobra y de esta manera seguir la ingesta de grasas durante días.

“Una caminata diaria de treinta minutos, beber dos litros de agua natural y una alimentación balanceada, es lo más recomendable para que los festejos se disfruten sin temor a contraer una enfermedad”, señaló la doctora.

Es importante regresar a la disciplina en la alimentación de inmediato, no suspender ni incrementar la ingesta de fármacos, a menos que el médico lo prescriba y continuar en la práctica deportiva.

Quienes salen de viaje en estas fechas es conveniente aseguren sus medicamentos y respeten el horario prescrito, y si requiere de glucómetro cargar para monitorear sus niveles de azúcar y evitar complicaciones.

“Es importante convivir, cenar y pasarla bien, pero cuando termine el festejo, retomar los hábitos sanos, dejar de lado el exceso de comida y productos sabrosos pero poco saludables”.