Hechos. Se informó que los vestigios no fueron afectados. El Universal
El incidente se dio después de que un empleado del Instituto provocó un choque contra el escalón

CDMX.-La tarde del viernes 13 de diciembre, un empleado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) destruyó un escalón que cierra el paso a la Calzada de los Muertos, en la Zona Arqueológica de Teotihuacan, por lo que el INAH presentará una denuncia.

El incidente se dio después de que un empleado del Instituto provocó un choque contra el escalón. Sin embargo, el INAH informó que no son vestigios ni sistemas constructivos. sino que se trata de una “restitución” realizada posiblemente en los años 80.

“El daño afectó dos metros lineales de escalón reconstruido, hecho de material de piedra volcánica con argamasa de cemento. En el incidente no se afectaron vestigios originales ni sistemas constructivos originales, ya que este escalón es una restitución realizada, posiblemente, en los años 80”, señaló el Instituto a través de un comunicado.

Además detalló que se trata de una estructura reciente debido a la argamasa de cemento y el “rejón” utilizado para evidenciar las partes reconstruidas en las consolidaciones arqueológicas.

La Zona Arqueológica de Teotihuacan, bajo la dirección del restaurador Rogelio Rivero Chong, notificó desde el viernes 13 a las autoridades del Instituto, además, comenzó la evaluación de los daños ocasionados en el escalón.

Al día siguiente, el sábado 14, se levantó el Acta de Hechos correspondiente y se iniciaron los dictámenes necesarios para integrar el expediente que se utilizará para presentar la denuncia ante el Ministerio Público.

El Instituto también indicó que actuará conforme a derecho con el levantamiento del Acta de Hechos, el dictamen en materia arqueológica, el dictamen del estado de conservación, evaluación y cuantificación de los daños ocasionados, así como en la integración y seguimiento de la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público, con el fin de deslindar responsabilidades y que se repare el daño causado.

En su comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia no precisó que fue un empleado del propio INAH el que causó los hechos, sin embargo, personal de la institución precisó que sí fue alguien del propio Instituto el causante de la afectación, aunque no se detalló si esa persona se encontraba en estado de ebriedad a la hora de causar los daños.