No existe un registro preciso de a cuántos presos pertenecía el dinero pues todos negaron que fuera suyo.
Además de dinero se han decomisado drogas, pulque y teléfonos celulares que presuntamente utilizan los reos para extorsionar
El flujo de dinero en las prisiones es la materia prima para los cotos de poder y la corrupción. Es algo que debe detenerse de manera definitiva”.
Olivia Garza, directora de Modernizando el Sistema Penitenciario.

CIUDAD DE MÉXICO.- En tres años, autoridades penitenciarias decomisaron un millón 659 mil pesos a los reos que se encuentran en los distintos centros de reclusión de la Ciudad de México.

Esto significa que, en promedio, se detectó y aseguró medio millón de pesos por año.

Explicaron que los presos sólo pueden tener un máximo de 600 pesos, pero en diversas celdas hallaron cantidades ilegales de efectivo.

No existe un registro preciso de a cuántos presos pertenecía el dinero pues todos negaron que fuera suyo.

De acuerdo con la asociación civil Modernizando el Sistema Penitenciario, en 2013 el Sistema Penitenciario capitalino incautó 477 mil 778 pesos a través de los operativos del cuerpo de seguridad y custodia.

Al siguiente año las autoridades decomisaron 395 mil 155 pesos, mientras que en 2015 encontraron y recogieron 786 mil 98 pesos en distintos reclusorios locales.

De enero a junio del año en curso se realizaron varios decomisos de dinero; según el reporte, en ese periodo de tiempo se aseguraron 47 mil 270 pesos en efectivo.

La organización civil informó que todo el dinero decomisado por el Sistema Penitenciario de la Ciudad de México fue entregado a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) local.

Agregó que, según la documentación que tiene en su poder, no se cuenta con un registro del monto de dinero decomisado antes de 2014.

También se desconoce el paradero de la cantidad que pudiesen haber localizado las autoridades.

 

REFORZAR MEDIDAS

La directora de Modernizando el Sistema Penitenciario, Olivia Garza, consideró urgente que se implementen las medidas de seguridad necesarias en los centros de reclusión para erradicar el flujo de dinero en dichos espacios.

“El flujo de dinero en las prisiones es la materia prima para los cotos de poder y la corrupción. Es algo que debe detenerse de manera definitiva, los reos pueden tener cierta cantidad para subsistir, pero estas no se encuentran en decomisos de 500 pesos, sino en miles de pesos”, resaltó.

Debido a que la presencia de efectivo en las prisiones es ilegal, Garza exhortó a las autoridades a investigar su origen y no dejarlo al aire, toda vez que podría ser producto de actos ilícitos dentro y fuera de las prisiones.

“No se puede decomisar el dinero y dejar las cosas así, la procuraduría capitalina debe poner más énfasis en este tipo de investigaciones, es obligación de ellos dar con el origen de esas grandes cantidades de efectivo”, añadió la activista.

Desde febrero pasado, la directora de la asociación civil solicitó a las autoridades intensificar las medidas de seguridad en todos los centros de reclusión.

Sugirió intensificar los operativos para decomisar sustancias y objetos prohibidos, así como artefactos que pudieran utilizarse para herir en enfrentamientos violentos.

En su opinión, los dispositivos deben ser preventivos y no reaccionarios para evitar una respuesta negativa por parte de los presos.

En las inspecciones de rutina que ha llevado a cabo el sistema penitenciario en las cárceles de la Ciudad de México, además de dinero se han decomisado drogas, pulque y teléfonos celulares que presuntamente utilizan los reos para extorsionar a personas que habitan en distintas partes del país.