Las autoridades prevén nuevos avances y el regreso de más gente a sus casas durante el fin de semana. / AP
El incendio fue contenido en un 68% el sábado

Los bomberos lograron grandes avances contra un enorme incendio en el sur de California, mientras los pobladores aguardaban con ansias el aviso de que podían regresar a sus pueblos de montaña donde las llamas arrasaron al menos 96 viviendas.

El incendio fue contenido en un 68% el sábado y los bomberos pasaban a la fase final de limpieza, dijo el vocero Brad Pitassi.

El panorama es extremadamente positivo. Buscamos puntos candentes que pudieran estallar", dijo Pitassy.

Añadió que las autoridades prevén nuevos avances y el regreso de más gente a sus casas durante el fin de semana.

Pitassi dijo que unas 7 mil personas estaban bajo órdenes de evacuación, la mayoría en las zonas de Wrightwood y Lytle Creek. La mayoría de los evacuados pudieron regresar el viernes por la noche. En el momento de mayor magnitud del incendio, 82 mil personas estaban evacuadas.

Según una evaluación preliminar, 96 viviendas y otros 213 edificios fueron destruidos por las llamas, principalmente el martes y miércoles.

Podrían hallarse más daños a medida que los bomberos investigan las consecuencias de un incendio que abarcó 150 kilómetros cuadrados en el condado de San Bernardino, 100 kilómetros al este de Los Angeles.

Una sequía prolongada ha transformado grandes extensiones de California en polvorines a punto de estallar. Hay varios incendios en el estado, entre ellos uno en el condado de Santa Bárbara que obligó a evacuar dos campamentos.