Las cortinas se abren en una ventana rota en el complejo y casino Mandalay Bay el lunes 2 de octubre de 2017, en el hotel de Las Vegas después de un tiroteo mortal en un festival de música en Las Vegas. | AP
¿Hacer un memorial? ¿Cerrarla? La difícil elección de MGM Resorts International propietario del Mandalay para evitar el turismo macabro

¿Qué hacer con esa habitación de hotel de Las Vegas? ¿Qué hay de sus ventanas rotas, desde donde Stephen Paddock disparó contra una masa de personas inocentes? ¿Borrar o conservar en memoria de los rastros del crimen más sangriento de este tipo en la historia de los Estados Unidos?

Estas son las dudas de MGM Resorts International, propietario del Mandalay Bay Resort and Casino, que albergó a Paddock en la habitación 135 en el piso 32 y el hombre de 64 años, transformado en un increíble arsenal temporal. Cincuenta y ocho muertos, y más de 500 heridos por sus balas mientras asistían a un concierto de música country.

La quincuagésima novena victima cayo en la habitación y fue él, el asesino, quién después de sembrar el infierno, quién se quitó la vida con un tiro en la cabeza.

¿Qué hacer, entonces, con la habitación, que Paddock llenó con 23 armas y una pistola? ¿Es todavía reconocible por las ventanas rotas, fotografiadas por todos los turistas que llegan a Las Vegas?

Se trata de una decisión que sería difícil para cualquier gran hotel, sobre todo si se trata de Las Vegas, donde los visitantes llegan para evadir de la vida diaria, y olvidar los problemas cotidianos.

El hotel podría considerar la hipótesis de poner los sellos de clausura desde la habitación 32 hasta la 135, para evitar convertirse en un destino para este tipo de curiosos morbosos, fascinados por la ubicación macabra.

 Por esa situación el club nocturno Pulse en Orlando, donde un tipo mató a 49 personas en junio del año pasado, permanece cerrado y su dueño piensa en transformarlo en un memorial.

En cambio la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut, donde en el 2012 fueron asesinados seis adultos y 20 niños, y ha sido demolida y reconstruida cuatro años después.

Por ahora, el portavoz del Mandalay Bay se han negado a anticipar ninguna intención. No se excluye que MGM Resorts International erija un memorial en alguna parte del hotel, en forma permanente o temporal, o lanzar una recolecta de fondos para las víctimas y sus familias.

“El hotel ha sido en todo caso una víctima, y con la transformación de un espacio en algo que honre las víctimas, se espera que pueda aliviar el dolor y hacer una cosa buena” declaró el presidente de Ink Marketing, Kim Miller, con una experiencia especifica que busca las decisiones difíciles de la sociedad.

 


Con información de AGI