Foto: Internet.
Científicos han detectado un alza inesperada en los niveles atmosféricos de CFC-11 un clorofluorocarbón potencialmente dañino para la capa de ozono.

Luego de la firma del Tratado de Montreal en 1987, la cantidad de gases que dañaron la capa de ozono disminuyó y de hecho ésta comenzó a repararse, sin embargo, este miércoles, científicos publicaron que se ha visto que el gas CFC-11, uno de los químicos prohibidos por la convención ha resurgido.

Observaciones realizadas desde 2012 han arrojado que la desaparición de este gas de la atmósfera se ha detenido cerca de un 50% por ciento y considerando la gran cantidad emisiones que se necesitan para que algo así suceda, todo apunta a que no se trata de un mero accidente y en algún lugar del mundo se está produciendo de nuevo el CFC-11.

En los 10 años previos esta disminución era constante, pero el cambio, detectado por el observatorio Mauna Loa indicó esta preocupante revelación.

Y es que luego de que se firmó el tratado y la producción y utilización de este gas se detuvo se esperaba que hubiera aún emanaciones en lo que los depósitos ya existentes (y en productos fabricados con el químico) eran demolidos.

Sin embargo, los científicos han confirmado que el gas ha resurgido y es probable que se esté produciendo en el este de Asia, de manera sumamante extraña, pues existen alternativas no dañinas contra el ozono para este químico.

Con información de CBS News.