Foto: Cuartoscuro
La ola de violencia en Nuevo León va en aumento; tres hechos recientes indignan a la población: el homicidio de una mujer con 8 meses de embarazo, el dueño de un gimnasio y un hombre en el interior de su domicilio

MONTERREY, NUEVO LEÓN. La violencia aumenta en el estado de Nuevo León. Tres hechos recientes han causado indignación entre la población.

El primero de ellos, el asesinato de una mujer embarazada con 8 meses de gestación provocó la movilización de los ciudadanos para demandar justicia a las autoridades, encabezada por sus vecinos de la colonia Fomerrey 106, al norte de Monterrey.

La víctima fue identificada como Magda Beatriz ‘G’, de 29 años de edad, quien fue ultimada a golpes y presentaba heridas por arma blanca.

Presuntamente, la persona que la mató sería un vecino del sector, quien ya había sido denunciado con anterioridad por Magda Beatriz, porque la molestaba.

La noche del jueves fue ejecutado Jaime Garza Aranda, un entrenador y dueño de un gimnasio de crossfit, ubicado en la zona de Linda Vista, en Guadalupe.

El asesinato ocurrió cuando abordaba su unidad en el estacionamiento de su negocio, localizado sobre la avenida Miguel Alemán y Magna Vista, en la referida colonia. En el 2016, el hombre ya había sido víctima de un atraco.

Y la madrugada de este viernes se localizó, en el interior del baño de su domicilio, el cuerpo de Jairo González Torres, de 38 años de edad.

Trascendió que la víctima habría sido ultimada por un hombre de origen hondureño, quien ingresó a la vivienda para robar.

 

De acuerdo con cifras, de la propia Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, la ola de violencia ha ido en aumento en la entidad.

Por ejemplo, en cuanto a homicidios dolosos, el mes de abril de este año supera a los meses de abril de los tres años anteriores. En 2015 se registraron 32 homicidios dolosos; en 2016 fueron 46 y en abril de 2017, la cifra llegó a 54 contra los 66, de este 2018.