Nada se arreglará en México mientras ni siquiera exista una agenda anticorrupción, mucho menos la intención de llevarla a cabo, cuando los encargados de hacerlo están hasta las orejas inmersos en ella.    

El Pacto por México se redujo a “maicear” corruptos. Aunado a que, cuando no hay división de poderes, el País se convierte en territorio de hombres coludidos, no en el país de leyes que merecemos 120 millones de mexicanos.

La escandalosa corrupción en México se agudiza ante el hecho de que siempre, ¡siempre!, el sistema y las leyes están redactadas para que todo sea una simulación.  Sin honor alguno, Diputados y Senadores aprueban leyes tal y como se las ordenan.  ¡Ah!, y reciben buena tajada en millones de pesos por ley aprobada.

Al estar podridas las instituciones, no puede haber avance ni salida. De tal suerte que las mentadas instituciones son los peores enemigos de los ciudadanos.

Los jóvenes pensantes de hoy, traen faros antiniebla en la inteligencia, gracias a que, además de su propia observación y discernimiento, escuchan de viva voz de abuelos y padres cómo es que la única patria que tenemos ha sido saqueada, malbaratada y traicionada. 

Los partidos políticos mantienen prácticas inaceptables, pero el Verde, millonario negocio familiar, es el que se ha ganado a pulso perder su registro, por violar todas las leyes electorales.   Peeero  Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE se hace de la vista gorda y no pasa nada.         

¡Decídete a ser feliz hoy!        

@_A_lfonsina