El presidente de la FIFA Gianni Infantino criticó duramente a las autoridades del fútbol italiano por "tapar la verdad" sobre el racismo luego que no se sancionó a nadie en tres episodios de cánticos discriminatorios durante las primeras cuatro fechas de la Serie A

El presidente de la FIFA Gianni Infantino fustigó a las autoridades del fútbol italiano por "tapar la verdad" sobre el racismo, al dar una severa evaluación luego que no se sancionara a nadie en tres episodios de cánticos discriminatorios durante las primeras cuatro fechas de la Serie A.

Tres jugadores de raza negra, Romelu Lukaku (Inter), Franck Kessie (Milan) y Dalbert Henrique (Fiorentina), fueron blanco de cánticos racistas, pero nadie fue sancionado por parte de la liga italiana, la federación o la policía.

No entiendo el por qué tenemos que tapar la verdad, no hablar sobre lo que ocurre o decir que no es algo grave. Esa no es la manera de proceder”, dijo Infantino el martes en una entrevista con Sky Italia. "Es inaceptable, absurdo y sorprendente”.

Es terrible, porque Italia es un país que la gente ama, en la que se vive y come bien, donde hay cultura”, añadió Infantino, hijo de italianos que emigraron a Suiza. “Este se supone que es un país moderno, civil, educado. Y creo que marcha en la dirección incorrecta”.

Infantino sugirió identificar a los hinchas responsables de racismo y mandarlos a la cárcel. El máximo jerarca de la FIFA también instó a la federación italiana que colabore con los clubes y la policía.

Romelu Lukaku (derecha) festeja su gol para el Inter de Milán junto a su compañero Marcelo Brozovic en el partido de la Serie A italiana ante el Milan. Foto: AP

En el mismo sentido, el nuevo ministro de deportes del gobierno italiano prometió erradicar el racismo “con sanciones más duras y más eficaces”.

Yo me comprometo a eliminarlo de los estadios durante mi mandato. Incluso a costa de tomar decisiones impopulares”, dijo el ministro Vincenzo Spadafora en una entrevista con el diario español El País.

Ha llegado el momento de que cada uno asuma su responsabilidad: instituciones, política, federaciones y aficionados”, añadió Spadafora. “Me reuniré pronto con todos los representantes del deporte para compartir con ellos un verdadero cambio, con sanciones más duras y más eficaces".

El domingo pasado, el partido que Atalanta y Fiorentina empataron 2-2 fue interrumpido brevemente durante el primer tiempo debido a los cánticos hacia Dalbert, lateral izquierdo brasileño.

Sin embargo, el juez de la liga italiana dijo el lunes que aún no ha decidido si Atalanta amerita ser sancionado. El juez Gerardo Mastrandrea afirmó en su informe disciplinario de la jornada del fin de semana que Dalbert necesita ser interrogado antes de tomar una decisión.

Al cumplir el protocolo de “tres pasos” de la FIFA para lidiar con incidentes de racismo dentro de los estadios, el árbitro Daniele Orsato dio una advertencia que se leyó mediante la megafonía del estadio de que el partido no se reanudaría hasta que se pusiera fin a los cánticos.

El protocolo de la FIFA requiere que el árbitro interrumpa brevemente un partido al primer indicio de cánticos discriminatorios y pedir el anuncio en el megáfono del estadio para que los hinchas cesen. Si los cánticos persisten, el árbitro puede suspender el partido y ordenar a los equipos retirarse a los vestuarios. Si eso tampoco surte efecto, el árbitro puede ordenar la suspensión definitiva del partido.

Aunque el protocolo de la FIFA es claro, rara vez se aplica en la Serie A.

El problema está en que tenemos ciertas leyes que estipulan el partido se para dependiendo de un número concreto de personas. Si son dos, tres o 10 personas, no podemos parar el partido”, dijo Danilo Filacchione, el director de asuntos internacionales de la federación italiana, a The Associated Press en Ljubljana, Eslovenia, tras participar de una reunión de la UEFA.

"Pero los clubes también están luchando”, añadió Filacchione. “Estamos tratando de hacer lo mejor posible”.