Primero una disculpa: mi trabajo es éste, ofrecerle a usted lo mejor de mis letras, mis exégesis, comentarios y opinión. Ya luego usted, lo que ha de servirle, usted lo tomará y lo hará suyo para su mejor toma de decisiones y formarse su veredicto, que es lo más importante. Y claro, lo que usted considere basura, bagazo de esto, pues usted lo desechará. Así de sencillo. Nunca quiero convencer a nadie. Es compartir, no imponer criterios ni lecturas. Y le decía que le pido de antemano una disculpa por lo siguiente: como mi trabajo es escribir y ofrecerle lo mejor de mi análisis, pues es obligación el haber ido a todos los Informes de gobierno de los municipios de Coahuila. Al menos a los más importantes y sintomáticos: el Informe del gobernador Miguel Ángel Riquelme y luego la glosa y comparecencia de sus funcionarios principales ante un adocenado Congreso estatal. Luego asistir a los Informes de trabajo del Cowboy urbano, Manolo Jiménez Salinas (Saltillo); asistir al del alto y ejecutivo alcalde José María Morales, Chema Morales (Ramos Arizpe); presenciar el Informe del alcalde de Arteaga; trasladarme a Torreón para haber asistido al Informe del panista Jorge Zermeño (quien bajo su tibio liderazgo, la otrora “Perla de la Laguna” está degradada a esferita lagunera, ni pez); atestiguar el Informe en la siempre ardiente (en todos los sentidos) Monclova…

En fin, en base a mi logística, tiempos y distancias, sólo pude asistir a dos Informes, pero prometo cuadrarle el puzle del Estado para que usted, insisto, tome su mejor decisión y voto porque usted lo sabe, en el próximo año se celebrarán elecciones para renovar el Congreso estatal (16 diputaciones de mayoría directa, es decir, se votará por ellos. Y nueve diputados de representación proporcional. Es decir, sin hacer nada, serán diputados en su momento). Entramos en materia en este apretado díptico. Fui a dos Informes de Resultados, el de Manolo Jiménez, alcalde de mi ciudad, Saltillo, y al de Chema Morales, alcalde de mi ciudad adoptiva (mis ciudades adoptivas son varias, usted lo sabe: Zacatecas, Monterrey, Tuxtla Gutiérrez y claro, la Ciudad de México) Ramos Arizpe. Por cuestiones de índole personal, no alcancé a llegar al Informe del gobernador Riquelme. Tanto Jiménez Salinas como Chema Morales tuvieron a bien enviarme su respectiva invitación a la redacción de VANGUARDIA. Agradezco el gesto como un ciudadano más.

Usted lo sabe y se lo recuerdo: amo y detesto a mi ciudad a partes iguales. Soy su principal crítico. Aquí. Pero cuando ando de viaje y cuando alguien osa tocar a mi bella ciudad con un pálido verbo, le caigo a palos. No hay mejor ciudad para vivir que mi ciudad, hoy galana, en orden, limpia y con flores. Pues sí, al parecer hay un humano que la ama más que yo, es Manolo Jiménez, su alcalde, quien la tiene en boca de todos. No sólo a nivel nacional, sino en el plano internacional. Quienes hablan siempre mal de Saltillo, hoy guardan silencio. Su eslogan es certero. “Saltillo sorprende al mundo”. La actividad huracanada del Alcalde ha hecho que todo mundo mire hacia nuestro desierto y sus pájaros planeando en la inmensidad de su estepa…

ESQUINA-BAJAN

¿Cómo combatir la brutal inseguridad? Ofreciendo deporte, cultura, educación, esparcimiento; abriendo las válvulas de presión para que la sociedad no explote. Ofreciendo y enseñando a los niños y adolescentes que hay opciones, hartas opciones de formación y proyecto de vida. Se aprende por imitación en los primeros años sobre la tierra de cualquier humano. ¿Qué oficio seguir cuando se llegue a la edad adulta y productiva? ¿Chef, vaquero de rodeo internacional, cantante, músico; escritor, sommelier, diseñador, piloto de autos y de motociclismo extremo, paleontólogo? ¿Lo notó? Son algunos de los anhelos de ser que ya sembró en el imaginario colectivo de los jóvenes, el Ayuntamiento de Saltillo y sus actividades. Algunas: “Rodeo Saltillo Expo&Fest” (más de 40 mil asistentes), “Record Guinness de la Rosca más Grande del Mundo”, “Saltillo Extremo” (15 mil asistentes), “Ruta Vinos & Dinos” (única en el mundo, ojo, donde se combina lo anterior), “Festival de Aniversario de Saltillo” (más de 100 mil asistentes)…

Se lo comenté en texto pretérito: ¿A qué equivalen más de 2 toneladas de harina, 10 mil huevos, 350 kilos de mantequilla, 16 litros de vainilla, 25 kilos de levadura, 150 kilos de manteca, 700 kilos de azúcar y 7 mil figuras de niño dios en miniatura? Sí, son los ingredientes de la monumental rosca de Reyes, pero eso en traducción al cristiano es lo siguiente: fue y son eventos de convivencia familiar, solidaridad, diversión, pertenencia a una sociedad y a la comunidad norteña que los promueve y alienta, una tribu; es amor por Saltillo, estrechar lazos de fraternidad y sí, estos eventos aumentan y contribuyen a lograr eso tan anhelado llamado paz.

¿Qué es el Palacio de Bellas Artes para los defeños, el Museo MARCO o el Puente Atirantado para los regios; el Hospicio Cabañas para los jaliscienses; la casa de Pancho Villa para los hermanos de Juárez, Chihuahua? ¿Qué es un teatro, un museo, una obra arquitectónica urbana para cada pueblo, para cada ciudad? Símbolo, orgullo, pertenencia, imagen, arquetipo, buque insignia, estandarte… Eso va a ser el Parque el Mirador para Saltillo, y eso es ya el moderno y bello Teatro de la Ciudad Eulalio Gutiérrez para Ramos Arizpe. A Ramos Arizpe le hacía falta una obra de este tipo y nivel. Ya lo tiene, y su impacto en sus ciudadanos ha sido inmediato. El día del Informe, Chema Morales y el secretario de Gobierno, José María Fraustro, lo inauguraron. Un lujo no sólo para Ramos, sino para Coahuila.

LETRAS MINÚSCULAS

Segunda parte de este texto. No se lo pierda.