Foto: Tomada de Internet
Después de tres horas de receso, el pleno de la Cámara de Diputados reinició la sesión, luego de que las fracciones parlamentarias alcanzaron los acuerdos necesarios para discutir y votar la reforma

Después de tres horas de receso, el pleno de la Cámara de Diputados reinició la sesión de este miércoles, luego de que las fracciones parlamentarias alcanzaron los acuerdos necesarios para discutir y votar la reforma educativa, entre otros aspectos abroga la reforma aprobada en 2013 durante la administración de Enrique Peña Nieto, al quitar el carácter “punitivo” de la evaluación magisterial.

El dictamen preserva la incorporación de la demanda de la disidencia magisterial para que los procesos de admisión, promoción y reconocimiento de los maestros se rijan por una ley secundaria en la materia.

El dictamen incluye en la redacción del artículo tercero que “la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función docente, directiva o de supervisión, se realizará a través de procesos de selección a los que concurran los aspirantes en igualdad de condiciones, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales y considerarán los conocimientos, aptitudes y experiencia necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos”, que serán regulados a través de una ley secundaria.

 

Indica que los nombramientos derivados de estos procesos solo se otorgarán en términos de la ley, aunque “en ningún caso afectará la permanencia de las maestras y los maestros en el servicio”.

Mantiene la eliminación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) para ser sustituido por el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, entre cuyas funciones estará la de aplicar evaluaciones diagnósticas a los profesores y establece que la educación deberá ser “de excelencia”, no obstante, los cuestionamientos de la disidencia magisterial a ese concepto.