Especial/ El amor le viene de la infancia, cuando podía pasar horas admirando el Triumph TR3A de su padre
Guy Berryman puede pasar años restaurando su colección de autos, compuesta de varios vehículos de la marca alemana

Guy Berryman es uno de los integrantes más reconocidos de Coldplay; lo que quizá muchos no conozcan del músico de esta famosa banda de rock, es su pasión por coleccionar autos deportivos Porsche.

El amor le viene de la infancia, cuando podía pasar horas admirando el Triumph TR3A de su padre. Esa pasión fue creciendo junto con él, por lo que al llegar a la universidad se inscribió en Ingeniería Mecánica.

La vida lo llevó por diversos caminos, y la música terminó por imponerse como ese impulso que lo hace levantarse todos los días, en busca de generar de nuevas propuestas creativas.

Aún así, su apasionado interés por los autos siempre ha estado ahí, como algo inherente a él. Tanto así, que entre gira y gira de Coldplay se da tiempo para editar una revista especializada en automovilismo, llamada ‘The Road Rat’.

También es un experto coleccionista de autos clásicos. Su relación con esta actividad va mucho más allá de sólo comprar autos y acumularlos en una enorme cochera. Es un entusiasta de involucrarse en su restauración, por lo que, inclusive, tiene en su casa un enorme taller que alberga nuevos proyectos.

Para ello, el músico puede pasar meses y años indagando sobre el origen de los autos, contactando a anteriores propietarios, y conociendo todo lo que pueda de su historia, con la intención de restaurar estos vehículos y dejarlos tal y como eran cuando salieron de la fábrica.

Su interés principal está en aquellos autos deportivos europeos de las décadas de los años 50 y 60 del siglo XX, época en la cual él considera que se creó un lenguaje casi escultórico.

De esta forma, con el paso de los años ha logrado conformar una colección que envidiaría cualquiera. Entre sus modelos más apreciados se encuentran varios clásicos de Porsche. Entre ellos, un 911S de 1967, uno de los más emblemáticos de la marca alemana.

A su lado está un 914/6, que tiene especificaciones de GT, y un 911 totalmente original de 1968; mismo que en su momento perteneció a Grady Clay, preparador de Porsche y fundador de Rennenhaus.

La colección de Guy Berryman se complementa con un 914 de carreras y un 356 Zagato, del que apenas se fabricaron nueve unidades.

Aunque el bajista de Coldplay reconoce la nueva oleada de autos eléctricos que están surgiendo y acepta que podría tener próximamente un Porsche Taycan, también ha dicho: “Cuando finalmente se acabe la era de la combustión situaremos a los autos clásicos en contexto, y los apreciaremos aún más”.

 

Miguel Sagnelli

Editor Web de secciones Coahuila, México e Internacional. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación europeos y nacionales. Tanto en redacción, producción y docencia de los mismos.