La titular de la Conade sigue envuelta en escándalos de corrupción.
Los abogados de las víctimas de un atentado en Veracruz tras representar un caso de extorsión contra la Conade, dicen que desde el organismo quieren sobornarlos para detener el caso

Ana Guevara busca hacer hasta lo imposible por no tener problemas antes de buscar la gubernatura de Sonora y habría intentado sobornar a los abogados que llevan el caso en su contra por una denuncia de extorsión. 

Los abogados, Jesús Chaín y Rafael Sánchez acusaron a un funcionario de la Conade de intentar frenar las denuncias de corrupción en contra de la dependencia con un soborno de 10 millones de pesos.

"El día 7 de junio nos ofrecieron 10 millones de pesos, de parte de la Conade, para que detuviéramos las denuncias", acusó Chaín en conferencia de prensa. "Fue de parte de un intermediario a nombre de un funcionario de la Conade".

Los abogados no quisieron proporcionar el nombre del funcionario que supuestamente les había hecho llegar la cifra para no entorpecer el proceso de la denuncia. 

El pasado 10 de junio, los abogados fueron atacados a balazos en Veracruz por un comando armado, según contaron, de fuerzas policíacas y en el que también viajaba Armida Ramírez, una supuesta operadora de Guevara en Veracruz, y de la que fue acusada por el empresario Carlos Solorzano de haberlo extorsionado en un contrato para la adjudicación directa para los comedores de la Conade.

Carlos Solórzano denunció a Armida Ramírez y Ana Guevara de extorsionarlo ya que ellas buscan un porcentaje del contrato como moche. 

"La evidencia que tenemos es que Ramírez le mandaba fotos a Solorzano en tiempo real de Guevara diciéndonos que 'ella nos iba a cobrar'. Además tuvimos reuniones con Guevara en el Hotel Sevilla de Veracruz y una más en el aeropuerto (donde se hablaron del supuesto contrato de los comedores). También que nos llegaron llamadas por parte del celular de su pareja (de la titular de la Conade)", agregó Chaín.

Los abogados no quisieron responder si tenían audios o mensajes de Ana Guevara hacia ellos, pero mostraron un documento en el que la Secretaría de la Función Pública abrió un expediente para investigar los hechos.

Mientras la justicia hace lo suyo, el empresario, Carlos Solórzano, salió del país porque teme por su seguridad.