Archivo
De inmediato se dio aviso a los cuerpos de emergencia, quienes actuaron rápidamente para salvar la vida de la mujer.

Con siete pastillas de clonazepam, Elizabeth López Aguirre intentó matarse, pero fue descubierta por su hermano y todo quedó en un intento fallido.

Esto porque de de inmediato se dio aviso a los cuerpos de emergencia, quienes actuaron rápidamente para salvar la vida de la mujer. 

Alrededor de las 20:00 horas del miércoles, Elizabeth decidió poner fin a su existencia e ingirió una gran cantidad de medicamentos controlado, aprovechando la ausencia de su hermano, quien la cuida luego de una operación a la que fue sometida en días anteriores, y de la cual no se ha recuperado. 

Fue en el domicilio marcado con el 209 de la calle Ristra, en la colonia Hacienda el Corrijo, a donde paramédicos de la Cruz Roja se dieron cita al recibir el reporte de Luis Carlos López Aguirre, hermano mayor de Elizabeth.

Los técnicos en urgencias médicas comenzaron a brindar la atención a la lesionada, abordándola a una unidad de la humanitaria institución, para trasladarla al ISSSTE, en donde pese a su imprudencia se reporta estable y fuera de peligro.