Foto: Ulises Martínez
El ladrón la pasó mal en serio y aún falta.

En el pecado llevó la penitencia, pues cuando había intentado entrar a un domicilio a robar, se atoró con la reja, cayó al piso y terminó siendo golpeado por los habitantes; quienes al final se apiadaron y llamaron a la Cruz Roja.

Fue a las 06:30 horas cuando los vecinos del domicilio localizado en Cerro de la Bufa y bulevar Herradura escucharon ruidos en la reja de su casa y de repente un golpe.

Al salir vieron que Carlos Eduardo, cómo se identificó, estaba levantándose para irse, pero su plan anterior era introducirse a la casa y robar lo que pudiera, pero su caída lo desorientó además de que se encontraba en estado tóxico.


Después de darle varios golpes al delincuente y dejarlo sin que pudiera moverse, se dio aviso al número de emergencias para solicitar una ambulancia y que atendiera las lesiones del delincuente.

El hombre fue atendido por los socorristas quienes lo subieron a la ambulancia y lo llevaron a las instalaciones del Hospital General, donde les dijeron que no había rayos X y no lo podían recibir.