Foto: Especial
Se incrementa gasto a pensiones. También sobresalen las mermas en protección ambiental, salud, transporte y turismo

Sin que se libere el freno al gasto de gobierno en una economía deprimida, hay rubros que contrastan con esta tendencia y cuyo pago es ineludible. En la fila de signos negativos de la situación financiera del sector público destaca la inversión física, el rubro para carreteras, maquinaria e infraestructura, que implica llevar bienes duraderos a la población, en julio acumula una caída de 23.2 por ciento frente a 2018, según estadísticas de la Secretaría de Hacienda.

En tanto, algunas obligaciones heredadas de administraciones pasadas y otros gastos que no tienen la flexibilidad de ser recortados, como el apoyo a ahorradores y deudores de la banca (que engloba los pasivos del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, antes Fondo Bancario de Protección al Ahorro y las pensiones, frente al año pasado crecieron 29.2 y 4.9 por ciento, respectivamente.

Hacienda señala que en total se ha dejado de llevar a inversión física 50 mil 264.25 millones de pesos. Entre los rubros donde con la mayor reducción de este componente es el gasto para protección social, donde cayó 99.2 por ciento el gasto (5 mil 987.71 millones de pesos) y de cerca le acompaña el 98.1 por ciento que se ha dejado de gastar en ciencia y tecnología (2 mil 199.95 millones de pesos).

También sobresalen las mermas en protección ambiental, salud, transporte y turismo. Entre estos rubros suman un recorte de 17 mil 866.35 millones de pesos, en mayor medida por un gasto más bajo en salud. En contraste, seguridad nacional sumó 2 mil 433.42 millones de pesos en el acumulado de enero a julio, al comparar con 2018.

A estos recortes está exento el apoyo a deudores de la banca –el rubro que ya para tres décadas que se hizo un rescate a particulares, sin que que la inflación termine por desaparecer la deuda. Entre enero y julio de este año se han gastado 13 mil 171,4 millones más que el año pasado. Un total de 51 mil 339.9 millones de pesos.

Las pensiones, que en la década de los 90 se entregó una gran parte de su administración a privados para evitar presiones a las finanzas públicas, incrementaron en 42 mil millones su costo para el sector público. Los 498 mil 968.4 millones que se han gastado entre enero y julio de este año en este rubro, implica un avance de 4.9 por ciento frente al año pasado.