Operadores trabajan en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York, EU. Foto: Reuters/Brendan McDermid
El efectivo que salió de las acciones en la semana hasta el 8 de mayo fue el tercer mayor éxodo en lo que va de este año, de acuerdo con el Bank of America Merrill Lynch.

Las acciones globales han sufrido un éxodo de unos 20,500 millones de dólares en la última semana porque el "trauma" de las discusiones comerciales llevó los flujos de inversión hacia los bonos, dijo Bank of America Merrill Lynch en un reporte, en un reflejo del impacto de la guerra arancelaria en los mercados.

Los tuits del domingo por la noche del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en los que amenazó con elevar los aranceles a las importaciones de bienes chinos, agitaron a un mercado que se había calmado y borraron casi 2 billones de dólares en posiciones accionarias en el mundo esta semana.

"La aversión al riesgo que hemos visto desde el 1 de mayo se produce después de una escalada furiosa, y se inició por las políticas del banco central chino y de la Fed, acelerándose con el trauma por el comercio esta semana", dijeron estrategas del banco, en referencia a las posturas adoptadas por el Banco Popular de China y la Reserva Federal.

El viceprimer ministro chino, Liu He, habla con el representante comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, al retirarse de conversaciones comerciales en Washington. Foto: Reuters

El efectivo que salió de las acciones en la semana hasta el 8 de mayo fue el tercer mayor éxodo en lo que va de este año, de acuerdo al banco, y ocurrió cuando Trump amenazó con incrementar los aranceles a las importaciones de bienes chinos, lo que intensificó la prolongada disputa entre las dos mayores economías del mundo.

Las acciones estadounidenses registraron salidas de 14,000 millones de dólares, el mayor monto desde el 30 de enero, indicó BAML, tras citar datos del especialista del mercado EPFR.

Los inversores, que buscan refugiarse de las tensiones comerciales, siguieron inyectando dinero hacia los mercados de bonos, que registraron ingresos por 7,300 millones de dólares en la última semana.