Pasión. A través de las notas de la guitarra, Jorge López contagió sentimientos a los asistentes y estos se intensificaron con la voz de Claudia Gutiérrez. / Omar Saucedo
El guitarrista Jorge López y la soprano Claudia Gutiérrez ofrecieron un recital de música española y el coordinador de Difusión y Patrimonio Cultural habló sobre el trabajo que ha realizado estos pasados meses

En vísperas del comienzo del invierno, en una noche de vientos cálidos, la guitarra de Jorge López regresó a Saltillo para otorgar un gesto similar al espíritu de los asistentes, acompañado por la voz de Claudia Gutiérrez y un repertorio de candente fuerza española.

Luego de un semestre de intensas labores la Coordinación de Difusión y Patrimonio Cultural de la UAdeC terminó con sus actividades el pasado martes 18 de diciembre con este íntimo concierto en el Teatro de Cámara Otilio González.

El guitarrista, nacido aquí pero cuya carrera se ha forjado en el extranjero, ofreció en “Entretiempo Invernal” diversos ritmos españoles en una velada que comenzó con una serie de improvisaciones y fragmentos inspiradas en Paco de Lucía y Vicente Amigo entre otros grandes de la guitarra.

Continuó con una pieza de Amigo titulada “Ventanas al Alma” la que describió con un carácter de “libertad” y sobre la cual, explicó, se trata de un palo de flamenco conocido como “minera”.

“Originalmente es un canto, de mucho lamento, pero con el paso del tiempo los guitarristas se han apoderado de este tipo de palos para hacer piezas propiamente de solistas de guitarra, expresó antes de comenzar de tocar, en un apartado didáctico que repitió de igual manera con las siguientes obras del recital para enriquecer a su audiencia.

Con la composición de Gerardo Núñez “Sevilla” quien ha buscado incorporar a la guitarra flamenca elementos de otros géneros, le dio seguimiento a la noche. En esta pieza destacó influencias sevillanas y de la música brasileña.

A continuación invitó al escenario a Claudia Gutiérrez, quien comenzó su participación con el villancico “Los Campanilleros”, seguido de una aproximación muy particular de “Greensleeves”, en la cual ambos introdujeron un segmento de improvisación en guitarra y voz y ella cantó tanto una letra en inglés como en español.

Luego ofrecieron a su público un arreglo de Giulio Caccini además de la “Canción de Cuna para Dormir a un Negrito” de Javier Monsalvatge, con la cual ella se despidió de la audiencia y dejó a Jorge culminar con el recital.

Con una rumba invitó al público a unírsele en la creación musical acompañados de sus palmas, no sin antes ejemplificarles el ritmo adecuado para la pieza y corregirlos en la medida de lo posible, antes de despedirse con una bulería también basada en varios guitarristas.

La cultura en la UAdeC
Antes del concierto tuvimos la oportunidad de conversar con el coordinador de Difusión y Patrimonio Cultural de la Universidad, el maestro Eliézer Jáuregui, quien está en el puesto desde marzo de este año y ha dirigido el organismo con la intención de expandir su oferta cultural a los universitarios y el público general.

Aunque explicó que aún están afinando detalles sobre los proyectos del próximo semestre sí compartió de manera retrospectiva lo que ha significado este primer periodo de trabajo en su administración.

“Para mí sigue siendo un reto, porque si bien es cierto que ha habido cambios frente al alcance que ha tenido la cultura en la universidad en estos meses, aún hay cosas por hacer”, comentó, “ya cubrimos todo el estado, toda la universidad por primera vez y la respuesta de los directores, promotores culturales, estudiantes, maestros ha sido muy

positiva”.

“Queremos seguir trabajando cada mes en repetir esto, en la difusión de la cultura, a través de talleres, de trabajo, grupos de teatro, música, grupos de lectura”, agregó.

Comentó que el próximo Festival de las Artes planean hacerlo un poco más corto —este primero duró casi 40 días— con el objetivo de concentrar recursos y esfuerzos y dijo que “hay que corregir muchas cosas”.

Contó que en su juventud veía este tipo de movimiento cultural en las universidades donde estudió, y que desde su llegada a Saltillo no había visto una efervescencia creativa y gestora como en los pasados 10 años.

Explicó que respecto a la pasada administración de la DPC ellos buscaron ponerle atención a áreas desatendidas previamente, como el teatro y la lectura, además de que reiteró el incremento de la actividad cultural y su alcance dentro de los confines de la institución en el estado.

A pesar de que el público objetivo en estas estrategias es el universitario, mucho de lo que se ofreció este semestre estuvo disponible y benefició al público general, con lo que la UAdeC se convirtió también en otra fuente de enriquecimiento cultural para los coahuilenses, sumando su esfuerzo a la administración estatal, las municipales y los gestores independientes.