Segunda novela. '¿A dónde va este tren?' es la segunda novela de Rodrigo Morlesin, publicada por Planeta Junior./Foto: Alicia Kobayashi
'¿A dónde va este tren?' es la reciente novela del autor, publicada por Planeta Junior, en la que lleva al lector en un viaje cuyo destino es una incógnita

Rodrigo Morlesin se autodefine -en su sitio web- como“escritor, diseñador y recomendador profesional de libros para niños”, por eso cuando me reúno con él virtualmente para conversar sobre su reciente novela, “¿A dónde va este tren?”, lo primero que le cuestiono es cuál es el estado de la literatura infantil en nuestro país.

“Yo creo que la literatura infantil mexicana ha crecido muchísimo, ha evolucionado y se ha nutrido. A mi me impresiona mucho como hoy en día la literatura infantil mexicana, sea novela, sea algo ilustrado, sea un libro de difusión, ya compite a nivel internacional con cualquier otro país. Los libros hechos por autores mexicanos y por ilustradores e ilustradoras mexicanas, no le piden nada a ningún otro país”, describe.

Y continúa, “cada vez se ven más libros mexicanos en otro idioma, eso habla de la calidad de la literatura infantil mexicana, pero también de la madurez. Habla de lo que hemos madurado como industria editorial pero también que nuestras historias merecen ser contadas y merecen ser escuchadas alrededor del mundo”.

De ahí que afortunadamente hoy se puedan encontrar ejemplares de libros infantiles de autores mexicanos en países de latinoamérica, “antes era difícil, encontrar en Colombia o en Argentina libros hechos México”. De tal forma que las historias creadas aquí atrapan no solo a niños y niñas, sino que trascienden fronteras y entran también enel gusto del publico de diferentes edades.

Comento con Morlesin que leer es una actividad que no a todo los niños les resulta atractiva, para conocer cuál considera él que sea el motivo.

“Por un lado, no es una obligación que te guste algo, en ese sentido me refiero a que hay adultos muy enfáticos en que 'les tiene que gustar'. Muchas veces hay niños y niñas que son grandes lectores y de repente lo dejan, por intereses, por amistades, porque están en otro momento. Creo que lo importante es toparnos con los libros adecuados”.

Y es que él reconoce que cuando comenzó a formarse como lector, “compraba libros muy malos, no sabía qué era un buen libro. (...) Pero fui creciendo y fui aprendiendo”.

Lo más importante, admite, “fui aprendiendo de mí y de mis gustos”, algo que todos lo que le agarramos el gusto a la lectura vamos haciendo eventualmente. “Y mis gustos cambian, por ejemplo Pipi Calzaslargas, yo decía 'ay que aburrición', y hoy en día lo adoro. Es una niña fuerte, valiente. Al principio no la supe apreciar, no tenía la madurez para entender la fuerza de ese personaje, pero no es una cuestión de edad”, reconoce, “es una cuestión de tiempos, entonces yo creo que tener libros cerca ayuda”.

En su caso, él narra que no tenía muchos libros en casa, pero acudía a la biblioteca porque ahí se los prestaban. Es comprensible que luego la biblioteca sea uno de los lugares más especiales y mágicos para Jim y Liza, los niños que protagonizan su novela, “¿A dónde va este tren?”.

Pero volvamos a la plática, Rodrigo rememora que se volvió lector en secundaria, cuando conoció las cuentos de Edgar Allan Poe y de Horacio Quiroga, “Aura” de Carlos Fuentes. “Pero descubres que los libros llegan de diferentes maneras a las vidas de las personas, hay que tenerlos cerca”.

Algo que el percibe como un desmotivador de lectura es que en cuanto un niño o niña termina un libra, le llueven preguntan del adulto más cercano sobre si le gustó, qué le gustó más etc. “Se vuelve un interrogatorio policiaco, en lugar de un disfrute”.

Sin embargo Rodrigo Morlesin sí considera necesario que la niñez de hoy lea y escriba. “Porque en la medida que leemos y escribimos, podemos reconocer el mundo y podemos describirlo, podemos ponerle nombre a lo que sentimos. Te dediques a lo que te dediques, todos deberíamos ser escritores de nuestra propia vida en papel. El que lleves un diario, el que tomes notas, el que describas el mundo que te rodea, creo que nos haría mejores personas, de entrada nos daría claridad”.

'¿A dónde va este tren?'

Le pregunté a Rodrigo que de dónde se inspiraba para escribir sus libros. El primero, “Elvis nunca se equivoca” era la historia de un perro y una niña, pero “era el perro el que contaba la historia, eso representó un reto, tenía que usar una escritura muy sencilla, muy platicada. No una literatura de palabras complejas”.

Pero en, “¿A dónde va este tren?”, él reconoce que quería imponerse nuevos retos, “por mí, por mantenerme fresco y despierto. Y este reto que me impuse, con esta nueva novela, era uno dejar que mi vida diaria permeara dentro de la historia y entonces la música que escuchaba influía en el ambiente de lo que escribía. El libro lo escribí en el celular, rumbo a mi trabajo o de regreso a casa. Me volví muy ágil, con dolor de dedos, pero ágil”, bromea.

“Para mí escribir es tomar la realidad y convertirla en algo más, entonces, por ejemplo había ido yo a un concierto que todo el tema del concierto era muy selvático, con ruidos de aves, plantas, muy de naturaleza y entonces dejaba que me llevara a una escena en esta novela que es un vagón de tren que es una selva. Una selva enorme ”, explica.

Morlesin trabaja en la Unesco por eso que uno de los temas que había abordado laboralmente era el del bosque tropical, “muchos de los temas que están incorporados a la novela, son temas que en la novela están como ficción pero que en mi día a día pertenecen a los temas de la Unesco, pero los logré transformar en vagones de tren, en personajes, en comida”.

Esta novela para niños la protagonizan Jim y Liza, ellos hacen el recorrido por el fantástico tren púrpura. Termino cuestionando a dónde va este tren, “no lo sé y eso es lo que me gusta de escribir historias, yo hago una parte de la historia, pero los lectores decidirán el rumbo de este tren, decidirán que tanto les pertenece, qué tanto se convierte en parte de ellos y eso es muy emocionante, el que una parte la hizo Jonathan -Farr, el ilustrador-, otra la hice yo, otra la hiceron Mario (Porras) y Roger (Ycaza) con la música, pero hay una pieza que hace falta y que solo se va a completar con los lectores”.

La novela ya está disponible en las librerías./Foto:Cortesía Editorial Planeta

#LibrosEncapsulados

Desde que comenzó la pandemia, Rodrigo Morlesin se ha dedicado a realizar una cápsula diaria en la que, a través de sus redes sociales, recomienda un libro para niños. ¿Ya lo sigues?

FB Rodrigo Morlesin

Instagram rodrigo_morlesin