Luis Antonio Ramírez Pineda, director del ISSSTE | Foto: Especial
Van cinco años de que la clínica permanece en obra negra y sus empleados y residentes trabajando en un hospital privado

Luego de una visita a la región, el director general del ISSSTE en México, dijo que el proyecto de remodelación de la clínica hospital de la misma institución en Piedras Negras, es el mejor ejemplo del común denominador de obras inconclusas en todo el país.

“Es un proyecto que se supervisaron muy mal, que se licitaron peor y que las consecuencias son las que vemos hoy: cinco años después encontramos una obra donde no podemos arrancar, con muchos problemas técnicos”, expresó el director general.

Luis Antonio Ramírez Pineda, mencionó que a cinco años de que la clínica ha permanecido en obra negra y sus empleados y residentes trabajando en un hospital privado ajeno a las instituciones públicas, hoy se tiene identificado que hubo tres empresas que realizaron tres procedimientos distintos a lo largo del tiempo.

“Nos encontramos con algo que ya sabíamos. Se hicieron tres contratos por alrededor de 60 millones de pesos, y ninguno cumplió con la cobertura total de las necesidades de la clínica. Ninguna de las tres empresas ha entregado oficialmente los trabajos ejecutados”, detalló José Zavala, uno de los técnicos a quien se solicitó la observancia.

Zavala, expresó que la situación refleja que dentro de la obra hay tres sistemas de energía eléctrica, tres sistemas de plomería, tres sistemas de oscilado y no se sabe con exactitud realmente cómo estén funcionando cada uno de ellos, además de que se observó que hoy en día se está realizando un proyecto diferente al que se propuso en un inicio.

Señalando que dicha cuestión llevará tiempo, Zavala señaló que a solicitud de la dirección, se acordó que para la conclusión de la obra sea supervisada de ahora en adelante por empresas locales para evitar que se lleve mayor tiempo en obra negra.

Agregó, que la licitación será pública y se llevará de un mes a un mes y medio donde se pretende convocar a cinco participantes para la obra que llevará otro proceso, y paralelamente se llevará a cabo una licitación más para el equipamiento adecuado de la clínica, por lo que se prevé sea en noviembre cuando se inaugure la obra.

Agregó, que también se está en revisión de volúmenes de obra cobrados y no ejecutados, además de que se están buscando el pago de las fianzas de incumplimiento de contrato con la primer empresa que fue contratada.