Foto: Especial
La Organización Mundial de la Salud expresó su optimismo por el uso de la ivermectina en el tratamiento del covid-19, pero precisó que aún está en revisión

GINEBRA, Sui.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su optimismo por el uso de la ivermectina en el tratamiento del covid-19 y, en caso de ser aprobada para combatir la enfermedad, el organismo sanitario de la ONU pronto dará a conocer más detalles sobre el uso de este antiparasitario común para combatir al virus.

"Seguimos de cerca la investigación sobre la ivermectina, que ha mostrado resultados prometedores en algunos ensayos", respondió a Proceso Andrei Muchnik, encargado de la relación con los medios de la OMS.

Según la OMS, con los nuevos resultados de más ensayos "en los próximos días, realizaremos una revisión sistemática con un panel independiente de expertos, que es el grupo encargado de establecer los lineamientos, para considerar la evidencia completa disponible".

"Todos los cambios en los tratamientos recomendados por la OMS siguen esta revisión acelerada, pero completa, y se comparten con el público lo antes posible", reveló. 

La ivermectina es un medicamento antiparasitario que se utiliza en forma de comprimidos para el tratamiento de algunos procesos provocados por parásitos y en forma de crema para el tratamiento de la rosácea. Este medicamento se empezó a utilizar como antiparasitario en animales domésticos, pero posteriormente se vio que era beneficioso para los humanos y se utilizó para combatir VIH, el dengue, la gripe, el Zika o la sarna. Es usada desde la década de los 70 y es la más requerida, después de la aspirina.

En veterinaria se utiliza, fundamentalmente, por vía inyectable y, en menor medida, por vía oral en equinos, bovinos, caprinos, ovinos, suinos, caninos y felinos, para combatir nematodiasis, garrapatas, sarna y otras enfermedades.

El uso de la ivermectina se está estudiando también como un posible agente antiviral contra la chikungunya y la fiebre amarilla.  

Un documento publicado por la OPS en junio de este año informó que dicho medicamento se utilizó con éxito in vitro para el tratamiento del SARS-CoV-2 en células infectadas experimentalmente, y dos pre-publicaciones sobre estudios clínicos observacionales informaron la aparente utilidad de la ivermectina para tratar pacientes con covid-19 que requirieron ventilación mecánica. 

Sin embargo, ninguno de estos estudios fue revisado por pares ni publicado formalmente, y uno de ellos fue retirado posteriormente. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) compiló una base de datos de evidencia de posibles terapias para el covid-19, para la cual se realizó una revisión rápida de todos los estudios humanos in vitro (laboratorio) e in vivo (clínicos) de covid-19 publicados de enero a mayo del 2020. 

Esta revisión concluyó que los estudios sobre ivermectina presentan un riesgo elevado de sesgo, muy poca certeza de la evidencia y que la evidencia existente es insuficiente para llegar a una conclusión sobre sus beneficios y sus daños. Aunque la eficacia de la ivermectina se está evaluando actualmente en varios estudios clínicos aleatorizados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la ivermectina del estudio que copatrocina, “Solidaridad”, un ensayo para encontrar un tratamiento eficaz para el covid-19. 

La declaración del Comité de Expertos de Mectizan (ivermectina) sobre la eficacia potencial de la ivermectina para el covid-19 enfatizó que los resultados de la eficacia de la ivermectina para reducir la carga viral en cultivos de laboratorio, a niveles de dosificación muy superiores a los aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos de América (FDA) para el tratamiento de enfermedades parasitarias en humanos, no son suficientes para indicar que será beneficiosa desde el punto de vista clínico para reducir la carga viral en pacientes con covid-19. 

El mismo documento de la OPS (22 de junio)  sostiene que no es conveniente utilizar los resultados in vitro como algo más que un indicador cualitativo de la posible eficacia y hacen hincapié en que “es necesario asegurar la diligencia debida y un análisis regulatorio antes de probar la ivermectina en la covid-19”.

Por su parte, el 10 de abril  la FDA desaconsejó "el uso de productos de ivermectina destinados a animales pensando que pueden ser sustituto de la ivermectina destinada a humanos".

En noviembre de 2020, una nueva revisión de publicaciones mostró que se han realizado numerosos estudios sobre la eficacia de la ivermectina en el control de covid-19, y médicos en España publicaron un protocolo llamado IVERCOR-COVID19 con fines de hacer una prueba globalizada.

En diciembre de 2020, los médicos de Bangladesh completaron un estudio piloto aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 72 pacientes y concluyeron que "un tratamiento de 5 días con ivermectina resultó seguro y eficaz para tratar pacientes adultos con covid-19 leve o en las primera fase de la enfermedad.  No se registraron eventos adversos graves por medicamentos en el estudio ". 

Los autores comentan que "los medicamentos son asequibles (el costo total de 5 días oscila entre $ .60- $ 1.8 USD por ivermectina por 5 días) y están fácilmente disponibles en Bangladesh, por lo tanto, son una alternativa muy atractiva para el tratamiento de pacientes con covid-19". El estudio no hubiera sido posible sin las contribuciones de los gobiernos de Bangladesh, Canadá, Suecia y el Reino Unido. 

Al mismo tiempo, en una apasionada comparecencia de Pierre Kory ante el Comité de Seguridad Nacional de Estados Unidos sobre el tratamiento temprano de covid-19 que tuvo lugar el 8 de diciembre de 2020, habló sobre la necesidad de enfocarse en el tratamiento del covid al tiempo que se aplica la vacuna. 

"Hablo hoy no sólo como médico individual, sino también en nombre de mi organización sin fines de lucro, Front-Line covid-19 Critical Care Alliance, compuesta por algunos de los expertos en cuidados intensivos más conocidos y publicados en el mundo con casi 2000 publicaciones revisadas por pares en la literatura médica, así como más de 100 años de experiencia clínica en Unidades de Terapia Intensiva en todo el país", dijo Kory. 

Afirmó que "numerosos estudios han informado de manera consistente y positiva grandes magnitudes de beneficios en todas las fases de la enfermedad  con el impacto de salud pública más significativo en la prevención de la transmisión".

Según la "evidencia convincente" que emana de sus estudios el especialista recomendó  "la administración de ivermectina tanto para la profilaxis en todos los pacientes de alto riesgo, así como en las fases temprana y tardía de la enfermedad". 

En su presentación el especialista detalla algunos ejemplos de éxito como el uso del medicamento en Perú, Paraguay y en el estado mexicano de Chiapas, en donde se introdujo su uso para tratamiento del covid-19 en julio de 2020 mostrando resultados alentadores. 

En opinión de Kury, si este medicamento fuera recomendado a nivel mundial se podrían salvar vidas y se podría volver a la normalidad antes de lo esperado. 

La ivermectina se encuentra en la lista de los medicamentos esenciales de la OMS por lo que es accesible en todo el mundo. No obstante, es pertinente aclarar que ha sido incluida para uso de otras enfermedades. Es importante que las personas no se automediquen, sigan instrucciones de su médico y es recomendable esperar a que la OMS publique los lineamientos definitivos  para su uso en caso de ser aprobada por el panel independiente de expertos que se encuentran revisando todos los estudios disponibles  a marchas aceleradas. 

Además de la vacuna, este modesto medicamento podría significar un motivo de esperanza para luchar contra la pandemia del Covid-19 que ha devastado los sistemas de salud, la economía, la educación y el tejido social en todo el planeta.