Shane, ahora de 78 años, ha tenido una vida muy privada desde que dejó de cantar en los escenarios.

Por décadas Jackie Shane fue un misterio musical: una fascinante cantante soul transgénero de raza negra que atestaba clubes nocturnos en Toronto en la década de 1960, pero que desapareció del ojo público después de 1971.

Algunos conjeturaron que había muerto, pero su legado vivió entre los historiadores de música y coleccionistas de R&B que pagaban grandes sumas por sus vinilos. En 2010 la Canadian Broadcasting Company produjo un audiodocumental sobre esta cantante pionera que despertó un mayor interés, y ahora su rostro está pintado en un enorme mural en Toronto junto a los de otros músicos influyentes como Muddy Waters.

En 2014 Douglas Mcgowan, un cazador de talento para el sello histórico Numero Group, finalmente pudo contactarla por teléfono en Nashville, Tennessee, donde Shane nació en 1940. Tras muchos esfuerzos Mcgowan logró que accediera a trabajar con ellos en DC doble sobre su vida y sus grabaciones de estudio lanzado en 2017 bajo el título de "Any Other Way", actualmente nominado al Grammy al mejor álbum histórico.

Shane, ahora de 78 años, ha tenido una vida muy privada desde que dejó de cantar en los escenarios. De hecho, ninguno de los involucrados en el álbum la ha conocido en persona, pues solo accede a hablar por teléfono. Pero tras el documental de CBC se dio cuenta que no podía seguir escondiéndose. Medios de prensa comenzaron a llamarla y sus fotografías empezaron a aparecer en diarios y revistas tras el lanzamiento del álbum. RuPaul y Laverne Cox han tuiteado historias sobre ella.

La portada del álbum "Any Other Way" de Jackie Shane en una imagen proporcionada por Numero Group. El álbum está nominado en la categoría de mejor álbum histórico en los Grammy que serán entregados el 10 de febrero. Foto: AP

Me han descubierto”, dijo Shane a The Associated Press en una entrevista telefónica reciente. "No era lo que quería, pero me siento bien al respecto. Después de tanto tiempo a la gente todavía le importaba. Y ahora esas personas que apenas me están conociendo, es simplemente impresionante”.

El periodista musical Rob Bowman, galardonado con el Grammy, pasó decenas de horas en el teléfono con Shane entrevistándola para los comentarios que acompañan su álbum. Su historia, dice Bowman, es tan especial que ni Hollywood pudiera haberla imaginado.

Shane, quien nació cuando las leyes de segregación de Jim Crow aún estaban vigentes en Estados Unidos y creció durante el apogeo de la pequeña pero influyente escena R&B de Nashville, confiaba en sí misma y tenía inclinaciones musicales desde niña. Aprendió a cantar en iglesias y grupos de góspel en el sur del país, y aprendió sobre el bien y el mal tras ver a un estafador haciéndose pasar por ministro para vender aguas curativas a los fieles.

Desde muy temprano supo quién era y nunca trató de ocultarlo.

Jackie Shane en The California Club en Los Angeles en una fotografía de la década de 1960. Foto: AP

"Me empecé a vestir (como mujer) desde que tenía cinco años”, dijo Shane. "Y se preguntaban cómo podía mantener los tacones en mis pies, que eran mucho más pequeños que el zapato. Yo avanzaba y, como Mae West, me lanzaba de un lado a otro. Simplemente estoy diciendo que no podía ser otra persona”.

 

Cuando tenía 13 años, se consideraba una mujer en el cuerpo de un hombre y su madre la apoyó incondicionalmente.

"Incluso en la escuela, nunca tuve problemas”, dijo Shane. “La gente me aceptaba”.

Tocaba la batería y se convirtió en música de sesión para sellos discográficos de R&B y góspel en Nashville, y además salía de gira con artistas como Jackie Wilson. Conoció a Little Richard desde que era adolescente y en la década de 1960 conoció a Jimi Hendrix, quien pasó un tiempo presentándose en Jefferson Street, en Nashville.

Incluso ahora Shane se mofa de las rarezas de Little Richard y conoce una que otra historia desenfrenada sobre él. “Crecí con Little Richard. Richard está loco, ni siquiera lo intenten”, dijo riendo.

Pero pronto las leyes de segregación en el sur del país se volvieron demasiado estrictas.

"Puedo entrar a tu casa, puedo limpiar tu casa, puedo criar a tus hijos, cocinar tu comida, cuidarte”, dijo Shane. "¿Pero no puedo sentarme a tu lado en un lugar público? Algo está mal aquí”.

Un día en Nashville había tocado con el aclamado cantante soul Joe Tex cuando éste la exhortó a que dejara el sur y tratara de continuar su carrera musical en otra parte.

Comenzó a presentarse en Boston, en Montreal y con el tiempo en Toronto, que pese a ser una ciudad de mayoría blanca tenía una escena incipiente de R&B, de acuerdo con Bowman. Shane se presentó con Frank Motley, quien era famoso por tocar dos trompetas al mismo tiempo.

"Jackie fue una revelación", dijo Bowman. “Rápidamente la audiencia negra en Toronto la acogió. En un par de años, el público de Jackie era 50% blanco y 50% negro”.

Bowman dijo que a comienzos de los 60, el término “transgénero” no era ampliamente conocido y cualquier cosa que no fuera heterosexual solía ser temida por la gente. La mayoría del público percibía a Shane como un hombre gay, dijo Bowman. En las fotografías incluidas en las notas del álbum, solía usar trajes de pantalón muy femeninos, los ojos delineados y las cejas dramáticas.

Para Shane, cómo lucía en el escenario era tan importante como la música.

Viajaba con unas 20 maletas”, dijo Shane. “El negocio del espectáculo es glamur. Cuando sales la gente debe decir ‘¡guau, me gusta!’. Cuando salgo al escenario yo soy el show”.

Lanzó sencillos y un álbum en vivo, con canciones como "Money (That's What I Want)", ''You Are My Sunshine", y "Any Other Way", que tuvo popularidad en la región de Boston y Toronto en 1963. Sus canciones en vivo suelen incluir monólogos en los que Shane asume el papel de un predicador al hablar sobre su vida, las políticas sexuales y muchos otros temas.

Soy modesta ante mi público”, dijo Shane. “Canto y hablo contigo y hago todo lo que puedo para que, cuando te vayas, quieras regresar”.

En Toronto la adoraban y todavía considera la ciudad canadiense como su hogar.

"No puedes elegir dónde naces, pero puedes elegir el lugar al que llamas tu casa”, dijo Shane. “Y Toronto era mi casa”.

Sin embargo, su relación con su madre era tan fuerte que la llevó a dejar los escenarios en 1971. El esposo de su madre murió y Shane no quería que estuviera sola. Además, se sentía un poco exhausta por el ritmo que llevaba.

"Tuve que apartarme”, dijo Shane. “Todas las noches tenía dos o tres shows y conciertos. Sentía que necesitaba tomarme un descanso”.

Tras el lanzamiento de "Any Other Way", suelen preguntarle si volverá a presentarse ahora que tanta gente está descubriendo su música.

"No lo sé”, dijo Shane. “Porque requiere mucho de uno. Yo doy todo lo que puedo. Uno realmente queda agotado cuando se baja del escenario”.

Por ahora dijo que lo está pensando. La nominación a mejor álbum histórico es solo para productores e ingenieros, no para intérpretes, así que Shane no está nominada. Pero Mcgowan, quien sí está nominado como productor, dijo que la invitó a la ceremonia del 10 de febrero en Los Ángeles como su acompañante.

Como diría mi abuela, ‘lo bueno se hace esperar’”, dijo Shane. “De pronto es como si la gente estuviera diciendo 'gracias, Jackie, por estar ahí y hablar cuando nadie más lo hizo. No importa si yo lo inicié o no, y no fui yo. Fue así que el destino lo quiso”.