Janine Madeline Otálora Malassis, Magistrada Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial se la Federación (TEPJF) / Foto: Archivo
En un comunicado, la magistrada dijo que tomó la decisión "personal, ética y política" para facilitar la transición del Tribunal

La magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora, renunció a su cargo al frente de este órgano, pero permanecerá como magistrada de la Sala Superior. 

En un comunicado, la funcionaria expuso que la reciente crisis en la que se ha visto inmerso el Tribunal es consecuencia de la tensión a la que este órgano es sometido al resolver conflictos políticos entre los diversos actores. 

“Sabemos que hoy, la vida institucional de México vive una nueva época y el Tribunal Electoral como órgano del Poder Judicial de la Federación debe saber adaptarse a los cambios. Por ello, asumiendo mi responsabilidad de juez constitucional, en aras de facilitar la transición del Tribunal, he tomado la decisión personal, ética y política de presentar mi renuncia al cargo de Presidenta del Tribunal Electoral”, manifestó. 

La funcionaria recordó que la reciente crisis fue resuelta en su momento por el propio pleno.

Otálora dijo que el 4 de noviembre de 2016 fue elegida como Presidenta del Tribunal y que se comprometió a resolver las controversias de manera justa y legal; “al término de estos dos años, las cuentas son claras y transparentes”.

“Cada uno de mis votos ha sido argumentado y fundado exclusivamente en las pruebas y en el derecho. El ejercicio del presupuesto puede ser revisado y auditado en cualquier momento, así como mis cuentas personales”, indicó.

En su cuenta de Twitter, Janine Otálora agradeció la confianza depositada durante dos años trabajo, especialmente a la magistratura electoral local. 

En diciembre pasado, en el TEPJF estalló un conflicto interno cuando el magistrado José Luis Vargas anunció que presentaría denuncias en contra de la presidenta del Tribunal,

Janine Otálora, por presuntas irregularidades emprendidas para desacreditar el proyecto de resolución sobre la elección de gobernador en Puebla.

En aquel momento, el magistrado sostuvo que la presidenta no garantizaba la unidad del pleno ni la independencia de sus magistrados.