Foto: Especial
El Ministro japonés de Medio Ambiente, Yoshiaki Harada; acaba de revelar su postura sobre qué se debe hacer con todo el líquido contaminado del lugar

El incidente en la planta nuclear de Fukushima, es una de las tragedias más grandes en la historia de Japón. Desde ese momento las labores de contención y tratamiento de la zona no se han detenido. Pero eso igual eso no ha evitado que se mantenga el debate sobre qué se debe hacer con todos los residuos tóxicos generados por el reactor.

Ahora, el Ministro japonés de Medio Ambiente, Yoshiaki Harada; acaba de revelar su postura sobre qué se debe hacer con todo el líquido contaminado del lugar. Y su perspectiva es un tanto radical, ya que plantea verter un millón de toneladas de agua contaminada por la planta de Fukushima. Un día antes de que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, reforme a su Gabinete, Harada fue cuestionado sobre ese asunto; en una rueda de prensa donde hizo un balance de su periodo al mando.

 

Ahí dijo que para él no había más opción que tirar al Océano Pacífico el agua contaminada una vez que haya sido tratada. Pero no todo es tan salvaje como se lee.

Desde el accidente en la central nuclear, la empresa dueña de todo, Tokyo Electric Power Company, ha acumulado más de un millón de toneladas de agua altamente radiactiva.

Este líquido fue utilizado para refrigerar los reactores dañados; pero el ritmo de uso que han mantenido los ha llevado a estimar que se quedarán sin espacio para almacenarla en el año 2022.

Dicha situación los llevó a plantear la idea de tratarla y luego verterla al mar. Harada es de lo que respalda ese proyecto. Pero el resto de gobierno está debatiendo aún si será bueno o no.

Con información de Fayer Wayer