Fotos: Vanguardia/Archivo
La actriz quien acaba de debutar como mamá, aseguró que tras su participación en la serie Dexter necesitaba desintoxicarse un poco del drama, pero está de regreso

Los Ángeles. Tras el final de la serie Dexter en 2013, la actriz Jennifer Carpenter se había dedicado a realizar pequeños proyectos y a su embarazo, ya que después de la carga emocional de trabajar en el mencionado proyecto, aseguró que necesitaba refrescarse y tomarse un tiempo para “alejar” la oscuridad de su día a día.

Sin embargo, cuando le llegó la propuesta de protagonizar la serie Limitless al lado de Jake McDorman, dando vida a la agente Rebecca Harris, la originaria de Kentucky, no pudo decir que no, a pesar de que poco antes de iniciar las grabaciones había dado a luz a su primer hijo.

“Lo vengo diciendo y es real, tuve estrés postraumático televisivo después de hacer Dexter, porque Debra era un personaje muy pesado. No hubo muchas escenas en donde ella estuviera sonriendo y carcajeándose. Así que cuando terminé con ese proyecto me di un tiempo, porque sabía que había mucho trabajo por hacer y seguir aprendiendo. Si bien no exploré muchas facetas, como actriz aprendí muchas cosas.

“Cuando Limitless se me presentó sentí como que se iba a cambiar la forma de hacer las cosas. Parecía un programa hecho para las audiencias de hoy en día que son muy listas y exigen más. Además, se presentaba la oportunidad de explorar más situaciones que en la película no hubo tiempo. Y la idea de hacer 22 episodios sigue siendo una idea de enormes proporciones, pero la gente es increíble, así que es muy emocionante”, comentó en conferencia de prensa.

Además de darse un tiempo en materia profesional, Jennifer también se dio tiempo de embarazarse y el 10 de agosto de este año, la actriz dio a luz a su primer hijo al lado de su prometido Sean Avett.

“La verdad es que no he tenido tiempo de asimilarlo todo. Mi bebé se llama Isaac y la verdad es que soy muy afortunada, porque es un bebé muy bueno. Duerme, come y ríe y así es todo su día. Y en medio de toda esa felicidad, llegó la aprobación para Limitless, que pensé era una broma y en cosa de dos semanas, me mudé a Nueva York, vendí mi departamento en Los Ángeles y me adapté a estos horarios.

“Todas estas elecciones me demuestran que tomé la decisión correcta al aceptar este trabajo, porque no me ha dado tiempo de pensar en los errores que pueda cometer como madre. 
Además, creo que él es el maestro y yo la estudiante, es muy buen niño y los aprendices tenemos la oportunidad de cometer errores”, dijo entre risas.

Así como se siente al debutar como madre, es como se siente en Limitless, producción de la cadena CBS, que se emite los jueves a las 21:10 horas por Space.

“En cierto modo mi personaje (Rebecca) y el de Jake (Brian) tienen la misma conexión. Ella apuesta por él, porque le enseña de la vida real,  ya que ella no tiene contacto con gente normal todos los días. Ella lo estudia y no trata de cambiarlo ni de llegar a una conclusión sobre quién es. Rebecca debe permanecer abierta a las posibilidades si su relación va a funcionar”, finalizó.