El martes pasado fue de fiesta particularmente para la cinematografía nacional con el anuncio de las 10 nominaciones al Oscar que tuvo la película “Roma”, de nuestro compatriota Alfonso Cuarón.

Contrastando con esto, el día siguiente cuando se leyó en este espacio los logros históricos que relacionados a este premio tuvo el filme, siguieron dándose una serie de fallecimientos de importante screadores cinematográficos tras los que comentamos en la columna pasada de la norteamericana Carol Channing, la argentina Thelma Tixou y el húngaro Andrew Vajna.

Precisamente el 23 de enero nos enteramos de la muerte a los 96 años de edad en el barrio de Brooklyn de la ciudad de Nueva York de Jonas Mekas, mejor conocido como “El Padrino del Cine Experimental” gracias a su trabajo imparable por un espacio de seis décadas en el quehacer cinematográfico, el arte y los medios. Nacido en Lituania el 24 de diciembre de 1922 en 1944 dejó su país de origen junto a su hermano Adolfas debido a la Segunda Guerra Mundial y el haber estado prisioneros en un campo de concentración en Alemania. Para finales de 1949 los hermanos Mekas se habían establecido en Brooklyn, Nueva York, para dos semanas después de su arribo pidió prestado para comprar una cámara Bolex de 16 mm para captar imágenes de su vida cotidiana y ser imparable desde entonces.

No pasó mucho tiempo para involucrarse en el movimiento de cine experimental norteamericano; en 1954 junto a su hermano comenzó a editar la revista “Film Culture”, que con el tiempo se convirtió en la más importante publicación sobre cine de los Estados Unidos (equivalente a lo que desde aquellos años significó en Francia “Cahiers Du Cinema”; en el año de 1958 comenzó a escribir su legendaria columna “Movie Journal” en el Village Voice; en 1962 fundó la Cooperativa de Cineastas y en 1964 su correspondiente Cinemateca que con el tiempo se convirtió en uno de los archivos más grandes e importantes de cine experimental del mundo. En 1963 su película “The Brig” fue premiada con el León de Oro de Venecia y para el 2007 contaba con 365 cortometrajes subidos a internet.

Sin haber terminado la semana pasada el viernes 25 dejó de existir en Belgrado, Serbia, la figura primigenia del cine yugoslavo Dusav Makavejev a los 86 años de edad. Sus películas están profundamente enraizadas a las dolorosas experiencias de la postguerra de su país para a la larga dejar un importante modelo cinematográfico y cultural yugoslavo. Como buen transgresor, su trabajo violentó muchos tabús políticos y sexuales que propiciaron sui censura en varios países del mundo pero no evitaron se le reconociera con el Oso de Plata de Berlín de 1971 por su documental “Inocencia Desprotegida” sobre un atleta serbio que filmó un largometraje sobre la ocupación nazi en Belgrado o nominaciones a la Palma de Oro de Cannes por sus películas “Montenegro”, de 1981, entre otras.

Para terminar con esta serie de lamentables decesos, el sábado 26 quien dejó de existir en París, Francia, a los 86 años de edad, fue el célebre compositor galo Michel Legrand, reconocido en relación l cine primeramente como compositor de cabecera de su compatriota Jacques Demy en clásicos como el musical “Los Paraguas de Cheremburgo”, de 1964, protagonizado por la diva Catherine Deneuve para que al ser descubierto por el cine internacional cosechar en su haber un total de tres premios Oscar a la Mejor Canción de 1968 para “Sociedad del Crimen”, de Norman Jewison así como la Mejor Música de 1971 por “Hubo una vez un verano”, de Robert Mulligan y de 1983 por “Yentl”, de Barbra Streisand.

 Comentarios a: tesse_69@hotmail.com