José Agustín / Foto: Archivo
Ha pasado medio siglo desde que “De perfil”, de José Agustín, se convirtiera en hojas y tinta

Son pocos los libros que pese a la distancia que tienen con su publicación, continúan vigentes; esos no pierden la fuerza de sus letras, se conservan jóvenes para siempre. Ha pasado medio siglo desde que “De perfil”, de José Agustín, se convirtiera en hojas y tinta, que saliera de la imprenta y comenzara, intencionalmente, a envolver a sus lectores con una historia que marcó, más que el "antes", el "después" para la literatura mexicana.

Con la mirada emocionada que provoca el reencuentro entre el artista y su público, el escritor mexicano José Agustín se presentó este domingo en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, para celebrar los 50 años de su novela “De perfil”.

El evento comenzó con un emotivo video donde personajes como Elena Poniatowksa, Yolanda de la Torre, Enrique Serna y Guillermo Samperio, entre otros, platicaron sobre la vida y obra de José Agustín, el literato perteneciente a la llamada literatura de La Onda, movimiento protagonizado por una generación de escritores que dio como resultado la ruptura con la escritura tradicional, creando obras que aportaron nuevos estilos, enriqueciendo la literatura en México.

Acompañado de Margarita, su esposa, y otros miembros de su familia, José Agustín escuchó con atención las palabras que sus colegas Enrique Serna, Rosa Beltrán y Juan Villoro habían preparado por la obra del maestro.

Rosa Beltrán, conmovida por la presencia del narrador, aseguró que "Si eres José Agustín te arriesgas a ser amado para siempre o condenado para siempre, porque vienes de una tradición literaria donde el protagonista debe tener un sentido heroico o sublimador, o de plano trágico, y en cambio tus protagonistas no tienen ni lo uno ni lo otro; en realidad no tienen nada, sino la esperanza de lo que ni siquiera saben que esperan”.

Foto: Especial

Enrique Serna explicó que el maestro "liberó de complejos a nuestra literatura. Es una obra que rompió tabúes y desconcertó a la crítica literaria”. Serna se refirió a “De perfil” como un "clásico moderno de nuestras letras". 

La celebración de las cinco décadas de “De perfil”, dio al novelista José Agustín, una muestra de la amplia admiración que sus colegas le tienen; el elogio de los presentes en una sala pletórica fue monocromático, situación que caló hondo en el maestro.

Durante su participación, el escritor Juan Villoro platicó cómo fue que empezó a leer “De perfil”, recordó que "En la página 51 de la primera edición de “De perfil”, se menciona un personaje que tiene 50 años y se dice que 'ya está viviendo horas extras'". Pero, afirmó “esta obra es siempre joven, de permanente novedad”; consideró que en ella se vierte “la realidad como un objeto místico”.

Villoro afirmó que en esta obra “no hay una sola página inerte, todas vibran con voz propia”. Concluyó su intervención confesando que José Agustín “representó esa ventana de ingresar a la literatura” pues “descubrió que la realidad vale la pena a los 15 años a bordo de un tranvía leyendo “De perfil””.

Al finalizar el evento, algunos presentes pidieron al maestro que brindara unas palabras, sin embargo, José Agustín ya caminaba, en medio de cámaras y micrófonos, a una pequeña sala donde se dio tiempo para firmar autógrafos mientras se le notaba feliz y conmovido por el aplauso que ha hecho eco de generación en generación desde hace 50 años.