Auxilio. Ruperto Mendoza y Carlos Velázquez atendieron a la madre.
El hombre llamó al 911, y la llamada fue canalizada al cuerpo de bomberos de la Estación 3. Los paramédicos de bomberos, Ruperto Mendoza y Carlos Velázquez, acudieron al servicio en la colonia Misión Cerritos, donde se había reportado un aborto, por lo que no esperaban lo que encontraron

Los dolores en el vientre hicieron que Guadalupe Rodríguez fuera al baño alrededor de la 01:30 horas, pero su adormilado andar se le quitó de inmediato cuando vio que había arrojado a un bebé de siete meses de gestación.

De inmediato llamó a su esposo Guadalupe Salazar, quien al ver el producto lo sacó, lo envolvió en una toalla y se lo dio a su pareja. Ninguno sospechaba que estuvieran esperando otro niño, pues recién tienen un bebé de ocho meses.

El hombre llamó al 911, y la llamada fue canalizada al cuerpo de bomberos de la Estación 3. Los paramédicos de bomberos, Ruperto Mendoza y Carlos Velázquez, acudieron al servicio en la colonia Misión Cerritos, donde se había reportado un aborto, por lo que no esperaban lo que encontraron.

Una vez que se percataron que el producto respiraba, de inmediato sacaron el instrumental para aspirarlo, limpiarlo y llevarlo junto con la madre al Hospital General, donde se reportaron estables.

En el domicilio donde ocurrieron los hechos vive la pareja, la hermana de Guadalupe, Isidra, su hijo y su madre, quienes ahora velarán por la nueva vida.

Lugar. En esta casa de la colonia Misión Cerritos nació el bebé.

CUÑADA LO VEÍA VENIR

“Yo y mi madre le comentamos a mi cuñada que podría estar embarazada, pero decía que no, y ahí está la sorpresa, lo vi muy pequeño y hasta lloré”, dijo la hermana de Lupe, quien contó lo ocurrido esta madrugada.

Ahora solo se espera que el pequeño y su madre mejoren y regresen al domicilio, para continuar con su vida.

Apoyo. La reacción del cuerpo de bomberos fue inmediata.