Foto: Especial
La inglesa Alice Burton-Bradford, de 27 años, llevaba una vida saludable; no consumía bebidas alcohólicas regularmente y realizaba deporte, pero sufría una condición inesperada

La historia de la inglesa Alice Burton-Bradford ha dado la vuelta al mundo, ya que falleció de manera repentina hace unas semanas, después de consumir alcohol con el estómago vacío.

Foto: Especial

La joven de 27 años, gozaba de buena salud, no consumía bebidas alcohólicas regularmente, realizaba deporte y estaba afiliada a clubs de carreras y maratones. Sin embargo, el pasado primero de junio, ingirió unos tragos que la llevaron a perder la vida, informa Telemundo.

Foto: Especial

“No estamos seguros de cuánto ingirió, pero no era alcohólica. Simplemente no tenía nada en su estómago y comenzó a generar ácido. Todo fue muy repentino. Ni siquiera logró llegar al hospital, sino que se quedó en su jardín y ahí murió”, narró Aaron Mulvay, amigo de Alice, a Metro UK.

De acuerdo con los médicos, la chica falleció por cetoacidosis alcohólica, que ocurre al acumular en la sangre grandes cantidades de un tipo de ácido llamado cetona, por consumo de alcohol. 

Foto: Especial

Tras la sensible pérdida, familiares de la joven realizan una campaña en GoFundMe para instalar una banca en uno de sus lugares preferidos del pueblo, para recordarla y despedirse de ella, ya que no tuvo un funeral por las restricciones sanitarias derivadas del Covid-19.