Primero anunció que estaba vivo, luego que reaparecería, pero no fue así y justo cuando ya nadie se acordaba del asunto anuncian que Juanga podría morir (de nuevo)

El supuesto regreso y "resucitación" de Juan Gabriel es noticia desde finales del año pasado, pues supuestos amigos y cercanos al cantante afirmaron que no había muerto, que estaba vivo, se comunicaba con ellos y además había fecha de reaparición: La fecha era el 15 de diciembre, pero Juanga "decidió" que siempre no, luego lo recorrieron a principios de enero... y ya estamos a febrero y no ha pasado nada, pero no fue una tomada de pelo, sino debido a una situación alarmante: Juan Gabriel está muy enfermo y esas personas cercanas a él temen lo peor: Podría morir.   

Esto lo afirma Joaquín Muñoz (ex representante de "El Divo de Juárez), quien asegura que el cantante "no ha reaparecido ante el público porque está enfermo".

Cuando apareció en público, Muñoz aclaró que Juan Gabriel sufre de “Anginas, tos, calentura, vomitó ya sangre, le cayó un virus, se contagió mucho porque no se ha podido aliviar y lleva tres días en la cama porque no lo puede ver ningún médico, está en su casa, todos los días hablamos”, manifestó a la vez que indicó que ni siquiera un médico se le puede acercar, por lo que el cantante se ha tomado todo lo que Joaquín le dice por teléfono.

Finalmente Joaquín resaltó que el cantante Juan Gabriel, “revivirá públicamente” hasta que se lo ordene la persona que lo presentará a la sociedad. Y hasta dijo que Alberto Aguilera no tendrá por que enfrentar a la ley porque el desapareció porque "temía por su vida".

Hasta hace un mes, Joaquín Muñoz daba entrevistas asegurando que estaba vivo, que hababa con él y que hasta le mandó un mensaje al nuevo presidente para que le condone su deuda con Hacienda. 

 

 

Muñoz, quien fue representante de Juan Gabriel, tenía pensado reeditar su libro ‘Juan Gabriel y yo’, la obra que publicó en 1985 cuando ya no trabajaba al lado del cantautor de ‘Querida’ y ‘Amor eterno’ y en la que reveló, con polémicas fotos, las relaciones amorosas del artista con hombres. Eso le valió un distanciamiento con ‘Juanga’ por casi 30 años. Su reconciliación, según él mismo cuenta, fue en 2014 cuando ambos coincidieron en un restaurante.

"El libro es el mismo que saqué en 1985, cuando se convirtió en una bomba que estalló en pleno corazón de México y que estremeció al país y a su ambiente artístico. Solo el terremoto del 19 de septiembre de ese año la pudo apagar. Únicamente cambié alrededor de 18 fotografías de artistas que ya murieron y puse imágenes de Juan Gabriel y yo, como se llama el libro", comentó.

 

 

Según el sitio ElPaís.Com Joaquín así respondia en 2017 a los cuestionamientos de la reedición del libro: 

 

Su libro de 1985 fue tan polémico que se dice que Juan Gabriel buscó recogerlo de las librerías y prohibir su venta...

Eso es mentira. El libro nunca fue retirado de la venta. Del libro se vendieron dos millones de ejemplares. Soy el vendedor más grande de México. Juan Gabriel adoró ese libro. Me dijo que era como su biblia, siempre lo traía con él. Me decía que cuando quería recordar la mejor etapa de su vida se ponía a leerlo. 

Y piensa publicar otro libro: ‘Juan Gabriel y yo, juntos una vez más’, donde escribirá sobre su reconciliación con el artista. ¿Qué otros detalles tendrá?

Voy a poner algunos de los 4000 correos que él me mandó, donde él está de acuerdo con mi libro, de lo que él me dice sobre la serie de Tv. ‘Hasta que te conocí’. Él no me quiso dejar fuera de esa serie porque soy una parte importante de su vida. Ese libro va a estar hecho por mí y por Juan Gabriel con los correos que él me envió. De todos los correos, que son muchisísimos, voy a escoger los que sean de más interés.

¿Y usted tiene guardados todos esos mensajes? Porque hay medios de su país que ponen en entredicho su amistad con Juan Gabriel y todo lo que usted dice sobre él…

Tengo 4000 mensajes de Alberto. ¿Sabes lo que son 4000 mensajes? Y los puedo mostrar a la hora que quiera. Yo dejo que me juzguen, que hablen de mí, porque lo que piensen no es problema mío, es problema de ellos.