En Nueva York, el coronavirus ha golpeado a la comunidad jasídica devastadoramente, matando a sus líderes religiosos y destrozando familias, a un ritmo que según datos de salud pública excede el de otros grupos religiosos.

Las comunidades judías jasídicas se enfrentan a un desafío único para controlar la propagación del coronavirus. Pues en esos lugares, los estilos de vida altamente comunales combinados con el escepticismo sobre la necesidad de distanciamiento social cobrarán más vidas. 

Se ha hecho público el desdén que algunos de los rabinos promueven sobre el riesgo al contagio y la burla de la "histeria" alrededor del virus mientras continúan teniendo servicios en su santuario.

Tras el lanzamiento de la serie de Netflix “Unorthodox” más países han logrado un primer acercamiento hacia las costumbres y reglas de la comunidad judía jasídica. Puedes ver en este video algunas de las preguntas más comunes contestadas por Emanuel Taub, doctor en Ciencias Sociales, investigador del Conicet y especialista en pensamiento judío.

Las preguntas más comunes sobre el judaísmo ortodoxo contestadas por Emanuel Taub.

En una actualidad donde cualquier muchedumbre es causa de indignación, en el barrio judío de Brooklyn, en Williamsburg se ve una contrastante realidad, con continuos funerales y hasta celebraciones de bodas.

De acuerdo a la amplia cobertura del New York Times al respecto, el centro ultraortodoxo de Borough Park en Brooklyn tiene uno de los porcentajes más altos de número de casos positivos reportados en la ciudad de Nueva York. 

El condado de Rockland, Nueva York, llegó a tener la tasa más alta de infección por Covid-19 per cápita del estado, y la segunda más alta del país. Las autoridades dicen que los números se explican en parte por las comunidades donde los residentes ortodoxos no practican el distanciamiento social.

Cientos de personas se reunieron en las calles de Williamsburg para el funeral de un rabino que murió de Covid-19. Foto por: Todd Maisel para The New York Times.

El Departamento de Policía de Nueva York tuvo que irrumpir en una concurrida calle de Williamsburg, Nueva York, donde la comunidad judía ortodoxa rompió las reglas de distanciamiento social para celebrar el funeral del rabino Chaim Mertz en medio de la pandemia de coronavirus. No se hicieron arrestos durante el incidente.

El departamento de policía de Nueva York tuvo que irrumpir en el funeral del rabino Chaim Mertz.

Este fue uno de varios eventos durante días recientes en que miembros de la comunidad judía jasídica en Estados Unidos se reunieron para eventos masivos, desafiando el riesgo de contraer o contagiar a otros con Covid-19.

Recuerdos de tiempos de persecución

A estas medidas tomadas por las autoridades, las están recibiendo como "antisemitismo" y promueven entre los seguidores religiosos a “no dejarse ser censurados”. Los judíos jasídicos son fieles creyentes de sus líderes y acatan órdenes con mucho rigor.

"No solo los judíos ultraortodoxos Haredi, sino muchos judíos respondieron a la idea de no ir a la sinagoga o reunirse en un lugar público con un sentimiento de indignación, porque trajo a la mente momentos en que la persecución religiosa cerró las sinagogas", dijo para The New York Times Susannah Heschel, profesora de estudios judíos en el Dartmouth College.

Muchas sinagogas ortodoxas modernas cancelaron la celebración de la fiesta judía de Purim, que se celebró el 10 de marzo de este año. Pero muchos grupos jasídicos observaron el festival y llevaron a las personas a reuniones donde pudieron haber estado expuestas al virus.

No se enteran de las noticias

Algunos miembros de la comunidad jasídica y otras comunidades religiosas no buscan información en los principales medios de comunicación. Pues creen que tener acceso a  buscadores o usar teléfonos inteligentes es “una puerta a la tentación”.

Se enteran de lo que pasa en las noticias por carteles pegados en las calles de su comunidad. Por eso, los esfuerzos para informar a la comunidad sobre las pautas de salud pública fallan por las restricciones que ponen los líderes religiosos quienes a su vez hacen caso omiso de las autoridades externas.

Para los judíos jasídicos, ir a la sinagoga es una actividad de hasta 3 visitas por día, pues es donde se enteran de lo que está pasando, donde se entretienen y donde socializan, pues no hay ninguna otra forma de momentos de esparcimiento.

Los líderes de la comunidad jasídica dicen que se sienten señalados por los medios de comunicación. Foto por: Kirsten Luce para The New York Times.

En un esfuerzo por concientizarlos, el departamento de salud de la ciudad ha invertido en actividades de divulgación. A finales de febrero, lanzó una campaña publicitaria de 27 millones de dólares sobre los peligros del coronavirus que incluía material en 22 idiomas, incluidos el yiddish y el hebreo.

Siendo el estado de Nueva York el epicentro de la pandemia de Covid-19 en Estados Unidos, el sector más golpeado continúa siendo el de los judíos ultra ortodoxos y las cifras no parecen detenerse.

Si te interesan estos temas te recomendamos visitar nuestra sección especial de #Guía Básica para pasar estos momentos de cuarentena en modo de aprendizaje y de mejora personal.

En Vanguardia estamos comprometidos con brindarte todos los días Información con Valor y por lo mismo nos encantaría que nos siguieras en nuestras redes sociales e interactúes con nosotros y nuestra comunidad en Facebook, así como recibir las noticias al instante en nuestra cuenta de Twitter, así como darte de alta en nuestro premiado newsletter de información para despertar tu mente Jugo Naranja y nuestro newsletter local de VANGUARDIAMX, suscribirte a nuestro canal de Youtube y no dejes de ver nuestra propuesta de hermosas fotos y stories en nuestro canal de Instagram.

No dejes de suscribirte a nuestra edición Vanguardia HD

Ivonne Valdés

Editora en jefe de la revista 360, colaboradora en las secciones de soft news en VANGUARDIA y editora en jefe de Círculo de Oro 2019. Periodista multimedia y teóloga con especialidad en niños y familias con estudios en comunicación intercultural.

Siempre lista para conocer una nueva historia.