Archivo
La regla que fue frenada porque afectaría a los migrantes legales que hayan hecho uso de algún tipo de beneficio del gobierno

Un juez federal de Manhattan, Nueva York, frenó este día la entrada en vigor de la nueva regla de carga pública, que restringe el acceso a la residencia a los migrantes legales que hayan hecho uso de algún tipo de beneficio del gobierno, la cual entraría en vigencia el 15 de octubre próximo.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, señaló que la regla que fue frenada porque afectaría a los migrantes legales que hayan hecho uso de algún tipo de beneficio del gobierno, como cupones de alimentos o cobertura de salud gratuita a través de programas locales.

En la actualidad, los inmigrantes legales que buscan convertirse en residentes permanentes (un paso preliminar a la naturalización) deben demostrar que no serán un problema para el país o una carga pública (que hayan recibido dinero público en efectivo, subsidios de ingreso o asistencia pública de largo plazo).

De entrar en vigencia, el gobierno federal negará permisos de residencia a quienes reciban uno o más beneficios públicos durante más de 12 meses en un periodo de tres años. Esto también aplicaría a los que paguen impuestos, de acuerdo con Telemundo.

Un grupo de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes en Nueva York presentaron a finales de agosto pasado una demanda contra la regla de carga pública, que se sumó a otra querella similar entablada por estados, municipalidades y condados, así como provedores de servicios e inmigrantes.

De acuerdo con fuentes oficiales, al año unas 544 mil personas solicitan la residencia legal permanente en el país, de las cuales 382 mil han recibido algún beneficio que entraría en la categoría de carga pública.