AP
Trent Williams indicó que desde hace más de 5 años supo que algo andaba mal en su cráneo, pero los médicos del equipo le aseguraban que era algo menor

En sus primeras palabras por parte del tackle ofensivo Trent Williams dijo que tenía sufría de cáncer de tejidos blandos adherido a su cráneo y alegó que los Redskins de Washington no hizo nada al respecto durante casi seis años.

Williams indicó que los médicos del equipo se dieron cuenta de un crecimiento en su cráneo, pero que inicialmente le dijeron que el problema era “menor” y que continuó jugando durante varias temporadas.

“Era cáncer, tenía cáncer”, dijo Williams. “Me extirparon un tumor del cráneo. Se puso bastante serio. El médico me dijo algunas cosas aterradoras. Definitivamente no era una brioma. Fue una de esas cosas que cambia su perspectiva de la vida”.

 

Williams dijo que escuchó por primera vez sobre el tema “hace cinco años y medio” durante el último año del ex entrenador Mike Shanahan con el equipo. Volviendo a la temporada 2013, la última de Shanahan, Williams comenzó los 80 juegos de la temporada regular en los que era elegible para aparecer.

“Creo que alguien se tomó el tiempo para tratar de ver lo que realmente estaba pasando allí”, dijo Williams. “El futbol era más importante. Y, quiero decir, para mí también fue más importante. Me dijeron que era algo menor, así que realmente no lo cuestioné. Pero el bulto continuó creciendo con los años. Era preocupante, pero no había dolor involucrado. Si me dicen las personas a las que puse mi carrera en manos de decirme que estoy bien, entonces estoy bien. Así es como lo miré.

“Finalmente conseguí que el equipo extrajera lo que pensé que era un quiste”, dijo Williams. “Cuando lo hicieron, descubrí que no era un quiste. Era un tumor”.

Williams también dijo que los médicos “subestimaron” el diagnóstico inicial y que la afección “estaba mucho más avanzada de lo que creían”. Es por eso que Williams fue a Chicago para recibir tratamientos que incluyeron múltiples cirugías para eliminar completamente el crecimiento.

Williams había estado fuera del equipo durante todo el programa de temporada baja y luego se perdió las primeras ocho semanas de la temporada regular. Cuando se le preguntó varias veces si la relación con la oficina principal del equipo podía repararse, Williams se desvió pero dijo que “no tengo confianza” con la organización.

Williams agregó que no tenía problemas con el propietario del equipo, Daniel Snyder, sino que implicaba que su problema era con el presidente del equipo, Bruce Allen.

Williams informó al equipo el martes, la fecha límite en la que tenía que hacerlo para asegurarse de que su contrato no peleara, lo que le permitió llegar a la agencia libre antes. Le queda un año de contrato después de esta temporada.

Además dijo que se siente bien, pero agregó que “todavía tiene algunas cosas de la cirugía”, la última de las cuales llegó en junio. El entrenador interino Bill Callahan dijo que Williams no pasó su examen físico después de que informó, y Williams ha indicado que sufre molestias al usar un casco debido a la ubicación de las cirugías a las que se sometió para eliminar el crecimiento.

 

Cuando se le preguntó si esperaba volver a jugar para Washington, Williams dijo “veremos cómo resulta, pero como dije, estoy aquí”.

Williams dijo que necesitará realizarse chequeos de rutina cada seis meses para asegurarse de que el cáncer no regrese.

“Me encanta el futbol”, dijo Williams cuando se le preguntó si aún quería jugar. “El futbol ha hecho todo por mí”.

Alejandro Guerrero

Egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Coahuila.

Soy periodista desde el 2001 y he sido corresponsal en juegos de la NBA, Liga MX, LMB y Mundiales de Futbol.

Practico deporte desde los 11 años. Actualmente corro, ando en bicicleta y soy amante de la NBA y la NFL.

Adoro platicar y debatir de cualquier deporte.