Tomada de Twitter
La banda tuvo un concierto en Tijuana y la gente del estadio todavía no las quitaba

Para cerrar con broche de oro una jornada de terror en el futbol mexicano, jugadoras de Xolos y Pachuca tuvieron que retrasar su juego un poco más de media hora porque el campo no estaba listo. 

La razón: La cancha del Estadio Caliente se encontraba con parte del escenario que dejó el concierto de Guns N' Roses, que se presentó en el inmueble días antes. 

Para no retrasar más el partido, las jugadoras tuvieron que mover algunas tarimas. 

Tras el bochornoso momento, el partido se llevó a cabo con normalidad, donde el cuadro fronterizo se quedó con los tres puntos, al vencer 2-0 al Pachuca.