Foto: Especial
El primer ministro de Israel, que acudió a su primera audiencia, podría recibir una pena de 10 años de cárcel si es declarado culpable de fraude y corrupción

El juicio contra el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, por fraude, abuso de confianza y sobornos fue aplazado este domingo en Jerusalén.

Durante la primera audiencia de su juicio, Netanyahu, el primer jefe del ejecutivo en someterse a proceso por esta causa, calificó de ridículas las acusaciones.

El juicio fue aplazado sin fecha de reanudación, pero el abogado de la defensa, Micha Fetman, pidió una prórroga de dos o tres meses más para preparar el caso y estudiar las pruebas. El juicio debió comenzar a mediados de marzo, pero la crisis del Covid-19 lo aplazó para este 24 de mayo.

Al llegar al tribunal de distrito de Jerusalén, rodeado de varios ministros de su partido Likud, Netanyahu negó una vez más las acusaciones de corrupción, abuso de confianza y malversación que pesan contra él.

Netanyahu, de 70 años, ha declarado a la prensa que el juicio es un intento de “golpe de Estado” con pruebas falsas.

“Yo seguiré liderando el Estado de Israel”, dijo en un discurso ante sus seguidores, concentrados frente el tribunal. “Su increíble apoyo me calienta el corazón. Sé que el pueblo de Israel está conmigo”.

El principal aliado de Netanyahu, el ministro de Defensa, Benny Gantz, recordó que el primer ministro cuenta con la presunción de inocencia y ha defendido que habrá un juicio justo.

“Tenemos plena confianza en el sistema judicial. En este momento, más que nunca, como Estado y como sociedad, debemos buscar la unidad y la reconciliación por el bien del Estado de Israel y su pueblo”, publicó en Twitter.

Sin embargo, desde la oposición, el líder del partido Yesh Atid, afirmó que su postura ante el juicio es la prueba definitiva de que no puede seguir siendo primer ministro.

“La agresión salvaje y provocadora contra su juicio es la prueba definitiva de por qué un imputado no puede seguir siendo primer ministro“, señaló.

Los cargos

El más grave de los casos que pesan contra Netanyahu es el caso 4000, en el que hará frente a cargos por sobornos, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que beneficiaron al accionista mayoritario del grupo Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura favorable del portal Walla.

En el caso 1000, el primer ministro será imputado por fraude y violación de la confianza por recibir regalos ilícitos valorados en 700 mil shekels (cerca de 197 mil dólares) a cambio de favores.

Durante la primera sesión del juicio por corrupción, cientos de personas aguardaron ante el tribunal de Jerusalén la llegada de Netanyahu para manifestar su apoyo o su ira.

También se concentraron decenas de manifestante frente a la residencia personal del mandatario, en el centro de la ciudad.

El presidente del Parlamento israelí y aliado de Netanyahu, Yariv Levin, condenó la apertura del juicio como “el punto más bajo” de la historia del Poder Judicial en el país.

“Israel merece un sistema de justicia justo, equitativo e imparcial. Por lo tanto, el juicio de hoy no es sólo de Benjamin Netanyahu, sino también del futuro de la democracia de Israel y su poder judicial”, aseguró en un mensaje difundido por Facebook.

En caso de ser declarado culpable, Netanyahu podría recibir una condena de hasta 10 años de cárcel.

Medios locales destacan que el actual primer ministro de Israel no es el primer líder del país en ser juzgado por las autoridades, quienes han dictado sentencias carcelarias al exprimer ministro Ehud Olmert y al expresidente Moshe Katsav.

Durante el proceso de 2008, contra Olmert, Netanyahu llamó a que su adversario político dejara el cargo por ser un líder con “problemas hasta el cuello” y que ante sus litigios legales no debería gobernar el país.

Ahora, Netanyahu asegura que está siendo víctima de un intento de golpe de Estado, por parte de policías demasiado agresivos, fiscales sesgados y medios de comunicación hostiles, según la agencia Aljazeera.

También ha asegurado que el juicio en su contra es obra de un movimiento que perdió las elecciones y trata de sacarlo del poder por ser un representante de la derecha.

Con información de agencias